• Hoy es: Jueves, diciembre 14, 2017

Pilar Guillén

elmanifiesto.com.mx
abril18/ 2017

Por Enrique Quiroz García

Los casi 212 aun alcaldes de las distintas expresiones políticas  que conforman el estado de Veracruz, se le cuadraron en algún momento al ahora exgobernador Javier Duarte de Ochoa.

¿Por qué?

Porque era el gobernador en turno y normalmente los funcionarios de menor jerarquía obedecen a sus instintos de sumisión y/o lacayismo y porque era el gobernador y se tiene que actuar conforme a las normas y, porque representa el poder. Sí, el pinche poder.

Miles de personas se tomaron fotografías y videos con Javier Duarte de Ochoa durante sus recorridos a lo largo y ancho del estado.

¿Esto los hace ladrones?

¿Esto los hace cómplices del hurto de Javier Duarte y su pandilla a las arcas públicas de Veracruz?

Obra en mi poder fotografías de Javier Duarte con algunos ahora candidatos a regidor y a alcalde de algunos municipios de la región, cuyos partidos son el PRI, PRD, PAN, Nueva Alianza, Verde Ecologista, etcétera.

¿Estas imágenes los convierte en bandidos por el sólo hecho de aparecer con el ahora exgobernador detenido y en proceso de extradición?

No. Claro que no.

Sí, tal vez, puedan ser señalados de lambisconería e ignorancia.

En el caso de los políticos y funcionarios bajo sospecha que se denuncien e investiguen, pero que no se especule para sacar raja política en eras de favorecer a los partidos PAN-PRD que hoy nos gobiernan.

Por ejemplo.

Leo un texto de una respetable columnista:

“A Andrés Manuel López Obrador le conmino: acepta que acordaste apoyar a Javier Duarte para que no llegara Miguel Ángel Yunes Linares al Gobierno del Estado a cambio de apoyo para tu partido MORENA; o, en todo caso, explica por qué tus candidatos a Gobernador y diputados locales jamás tocaron ni con el pétalo de una rosa a Javier Duarte, ni denunciaron la enorme corrupción de su gobierno”, refiere el dirigente estatal del PAN José Mancha Alarcón.

¿Con que moral pide, exige, el dirigente estatal del PAN que el Peje acepte supuestos acuerdos con Duarte, cuando es bien sabido que tanto el PAN y el PRD en Veracruz eran más rojos que el mismísimo PRI y que sirvieron y se sirvieron de grandes tajadas lo que duró el sexenio duartista?

Ahora bien, el tema que me ocupa en este momento es Pilar Guillén Rosario. Hija del expresidente municipal de Acayucan, Rosalino Guillén Tapia (+), sobrina del laureado poeta Orlando, radicado en Barcelona, España, sobrina del líder campesino de la sierra de Santa Martha, Ramiro, (+) aquel que en protesta se inmolara en la Plaza Lerdo, justo frente al palacio de gobierno. Pilar es esposa de Juan Manuel Caldelas Ríos, persona de origen humilde, músico de coraza, lo lleva en los genes, herencia de su padre. Tecladista que amenizó fiestas con sus notas y amistad franca.

¿Tiene Juan Manuel Caldelas que avergonzarse del oficio que antecedió a su labor y trabajo político?

No.

¿Debe de avergonzarse Pilar Guillén de haber sido parte de un gobierno en el que el gobernador y funcionarios de primer nivel saquearon a Veracruz?

No.

Que se castigue a Javier Duarte y  a su pandilla de ladrones.

Y, si hay pruebas de que Pilar formó parte de un acto ilícito que la denuncien y que se le castigue.

Empero, si los ataques a su persona son sólo una especulación para hacerla susceptible y los acayuqueños sientan antipatía por quienes se han ganado el respeto y cariño de los diferentes sectores de este municipio. No se vale.

Pepe Mancha pide transparencia en los otros partidos cuando en el suyo el hedor no deja ver la moralidad de la que hace alarde.

Juan Antonio Aguilar Mancha, ex regidor panista de Tuxpan, primo de José Mancha Alarcón, fue detenido por autoridades ministeriales acusado por presunto fraude en contra de la Unión Sindical de Transportistas de Materiales. Este lazo sanguíneo ¿hace bandido a Pepe Mancha?

Si los ciudadanos hiciéramos un análisis de quienes aspiran a conformar el gobierno municipal en Acayucan seguramente -siendo rigurosos- tendríamos que lanzar innumerables convocatorias para quedar medianamente conformes con las propuestas.

¡Qué se investigue a los candidatos de los todos los partidos políticos!

¡Qué se investigue a quienes aspiran a ser regidores respaldados por los oscuros acuerdos de sus partidos!

Pilar guillén, así como los candidatos de las otras expresiones políticas merecen respeto y, si se tienen pruebas como presumen algunos medios, que las muestren, que las den a conocer a la opinión pública, pero que no se intente ensañar con quienes hoy forman parte de un proceso político donde debe de caber, prevalecer,  el respeto y la civilidad como muestra de que lo que se oferta vale la pena para los ciudadanos.

Si no es así, quienes están detrás de estos actos difamatorios sólo reinventan el modelo decrepito de hacer política bajos las siglas del poder en turno.

 

 

 

 

Etiquetas:
elmanifiesto.com.mx
big banner
%d bloggers like this: