• Hoy es: Sábado, diciembre 16, 2017

En Veracruz, la muerte tiene permiso

elmanifiesto.com.mx
junio25/ 2017

La muerte no se detuvo e hincó sus lascivos tentáculos cobrando vidas y haciendo crecer el borbollón de sangre a lo largo y ancho de Veracruz, donde ya no se canta La Bamba ni se contempla el mar. No. Ahora se rezan rosarios y se contemplan cadáveres.


…y pos no sabemos dónde andará la justicia.

Edmundo Valadés (La muerte tiene permiso)

 

Por Enrique Quiroz García

El gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares se ha caracterizado y por ende definido como un gobierno ocupado más por consolidar la continuidad de su proyecto familiar, haciendo de Veracruz un experimento sui generis que hoy redunda en impunidad y aumento de la pobreza e incertidumbre en los veracruzanos.

Los criminales se han enseñoreado, adueñado y hoy han convertido a Veracruz en su reino, ante la complacencia del gobernador que oferta Un Millón de pesos por cada uno de los delincuentes que mataron a los mandos de la Policía Federal en Cardel y en la ciudad de Coatzacoalcos a seis integrantes de una familia, cuyos descendientes de 6, 5, 4 y 3 años de edad, fueron ultimados sin el menos pudor o ahíto de sensibilidad humana.

¿Por qué la deferencia con los crímenes antes mencionado?

¿Cuántos millones tendría que pagar el gobierno de Veracruz para “atrapar” a los asesinos de los cientos de víctimas, delincuentes o daños colaterales en esta guerra que parece no tener fin en el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares?

He aquí nuestro planteamiento en torno a los avatares de los veracruzanos y de su gobierno cuyas características describimos:

  1. La complacencia de su gobierno con los grupos criminales que tienen sus raíces en el estado y con ello su contribución a la impunidad que heredó de su antecesor Javier Duarte de Ochoa, hoy preso en Guatemala.
  2. La injerencia del Estado en el proceso electoral para elegir a los 212 alcaldes que lo conforman y,
  3. La demagogia de su discurso que no convence a los veracruzanos, que no genera confianza en los y las ciudadanas, son hoy, el escenario con que le amanece a los ciudadanos de este territorio antes productivo hoy vuelto cementerio y ruta de lo que antes fueron ríos y mares, sino cristalinos, al menos no tenía el rojo de la sangre que hoy los recorre.

El gobernador de Veracruz se ha definido como un hombre obsesivo y violento. Gobierna para consolidar una monarquía y para hacer desistir a sus adversarios de allanar su territorio, lo que considera suyo e inviolable. El discurso en contra de Andrés Manuel López Obrador lo desnudó: Miguel Ángel Yunes Linares es un hombre territorial, como lo son algunos animales.

Empero, Veracruz vive una realidad que lo ha rebasado, que ha rebasado las instituciones y por ende ha dejado en la indefensión a los ciudadanos que hoy temen salir a la calle y no volver a casa, por miedo a estar en el lugar y hora equivocada.

Veracruz no necesita demagogia.

Veracruz no requiere discursos.

Veracruz requiere que las instituciones hagan valer el estado de derecho y que con ello se recupere el clima de paz y justicia social que lo caracterizaba en mejores años, en donde matar no era un acto cotidiano y causaba asombro.

Previo al sábado 24 de junio, la muerte recorrió Veracruz:

El estudiante de telebachillerato José Eduardo Zetina fue ultimado a balazos en el taller eléctrico automotriz Eduardo´s propiedad de su padre, ubicado a orilla de la carretera 180 Costera del Golfo en las inmediaciones de la colonia La Malinche , en la ciudad de Acayucan. El padre del menor habría sido levantado y hasta el momento no se sabe cuál es su destino.

En Oluta, arribaron hombres armados al domicilio de Eliseo Carranza Valdovinos y abrirían fuego en contra de la humanidad de éste y de Rocío del Carmen Suriano Malaga de 28 años de edad y Karina Guerrero Morelos de 23 años de edad, esposa y sobrina, respectivamente, esta última moriría horas después.

La muerte no se detuvo e hincó sus lascivos tentáculos cobrando vidas y haciendo crecer el borbollón de sangre a lo largo y ancho de Veracruz, donde ya no se canta La Bamba ni se contempla el mar. No. Ahora se rezan rosarios y se contemplan cadáveres.

1.-Ganadero ejecutado en Las Choapas.

2.- Taxista de Villa Cuichapa.

3.- Tres personas ejecutadas en la zona rural de Minatitlán.

4.- Motociclista ejecutado en la colonia José F. Gutiérrez de Cosoleacaque.

5.- Cuatro niños y dos adultos en la Nueva Calzadas de Coatzacoalcos.

6.- Persona ejecutada en un taxi en Cosoleacaque.

7.- Persona ejecutada por la carretera Coatzacoalcos-Minatitlán Canticas.

 

Lo anterior es el recuento que enlutó a más de una familia en Veracruz y que hoy hace que en acuerdo simple y ante la indefensión los veracruzanos se autoacuartelen en sus viviendas, donde la seguridad es vulnerable ante la ferocidad de las balas.

 

Empero, el sábado 24 sacudiría las entrañas del poder con el asesinato de mandos de la Policía Federal en Cardel y de la masacre de una familia en la ciudad de Coatzacoalcos, cuyos hijos de 6, 5, 4 y 3 años de edad conmovieron y llenaron de indignación.

¿Por qué asesinar a niños?

¿Por qué asesinar a los hijos?

Si los ajusten de cuentas coluden a los adultos con la delincuencia organizada por qué tienen que pagar los niños, inocentes en esta guerra sin cuartel entre los distintos grupos delincuenciales, se preguntan miles de personas que ven en el gobierno de Veracruz a un gobernador en eterna campaña y a un mitómano por excelencia.

“Estoy en Cardel, donde la tarde de hoy fue asesinado el Comandante Camilo Castagné, Coordinador de la Policía Federal, y dos elementos más de esa corporación”, con esas palabras abre paso a su panfleto el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Y prosigue en su discurso batmánico:

“La delincuencia organizada ha provocado un grave problema de violencia en Veracruz. El día de hoy, cometieron una barbaridad terrible, además del homicidio de los compañeros de la Policía Federal, asesinaron a 4 niños y a 2 adultos en Coatzacoalcos, y a dos mujeres en Orizaba”.

Miguel Ángel Yunes Linares nos reafirma algo que los veracruzanos ya sabemos, que incluso lo vivimos. Empero me llama la atención aquello de “barbaridad terrible”; pero el gobernador del bienio de la impunidad y el crimen o viceversa da en su andar semántico una serie de adjetivos en contra de quienes cometieron los crímenes que hoy sigue conmoviendo a los veracruzanos:

“Son actos cobardes, llenos de vileza, que nos dan una idea de a lo que nos estamos enfrentando. No nos estamos enfrentando a seres humanos, nos estamos enfrentando a bestias, a cobardes, a viles, a personas que son capaces de asesinar a niños con tal de tener secuestrados a los veracruzanos”.

Y etcétera, etcétera, prosigue Miguel Ángel, el gobernador de Veracruz, aquel que dijo que abatiría la delincuencia en los primeros meses de su gobierno y que hoy se ve rebasado por ésta. Empero, aprovecha para hacerse saber a los veracruzanos:

“Le pido a los veracruzanos que sigan confiando en su Gobernador. Aquí estoy, yo estoy dando la cara, estoy trabajando, estoy enfrentando a esta partida de delincuentes, a este grupo de bestias que quieren que Veracruz sea su rehén”.

Y finaliza:

“Veracruz no será rehén de estos animales. Los veracruzanos vamos a lograr vivir en paz, a costa de lo que sea. Aquí está el Gobernador y aquí vamos a seguir”.

Pese al discurso provocador de Miguel Ángel Yunes en torno a las bandas criminales en Veracruz, y solidario y hasta paternal con los veracruzanos, ¿cómo pueden los veracruzanos confiar en un gobierno cuyo Secretario de Seguridad pública, Jaime Téllez Marié jefe de la seguridad en Veracruz es acusado a través de un cartulina junto a cadáveres descuartizados de favorecer a grupos antagónicos del crimen?

Daños colaterales.

Crimen sin justificación el de los menores.

Niños.

Indefensos de por sí, les fue interrumpida la vida.

La muerte tiene permiso, en San Juan de las manzanas, del escritor sonorense Edmundo Valadés.

La muerte no se detendrá en el Veracruz de la yunicidad y su “paraíso prometido”.

Porque…

En Veracruz ya no se canta La Bamba ni se contempla el mar.

Se rezan rosarios y se contemplan cadáveres.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:
elmanifiesto.com.mx
big banner
%d bloggers like this: