• Hoy es: domingo, julio 22, 2018
  • 30 C

Engañados y pensando que iban a adelgazar, consumieron esponjas

Agencias
julio13/ 2018

Muchas personas en América Latina sufren sobrepeso y, en la desesperación por conseguir un remedio rápido y fácil para el problema, pueden en caer en trampas como la de Reduccel Cápsulas. Son vendidas como una forma para adelgazar y perder peso, pero en realidad no tienen el control científico suficiente y los médicos alertan sus peligros.


La polémica se desató en México, donde las cápsulas son publicitadas como “la opción no quirúrjica para el tratamiento de la obesidad“. La verdad es que no sirven para adelgazar y lo que hacen es ocasionar dolor y bloqueo abdominal, porque contienen esponjas que se liberan y se hinchan.

El frasco de 36 unidades del “medicamento” cuesta 40 dólares. Puede sonar como una opción “barata” en comparación con lo que cuesta ajustarse a una dieta y realizar actividad física de forma habitual. Sin embargo, pueden costar muy caro si sus consecuencias son, por ejemplo, obstrucción intestinal y dolores.

En su interior, las mismas contienen “un fragmento de esponja de celulosa compactada” que, una vez en el estómago, se libera y se hincha. Los propios distribuidores reconocen que el objetivo de la esponja es el de “bloquear la capacidad gástrica” de la persona que las consume.

Según los especialistas, se trata de una farsa. La estrategia no está clínicamente probada y las cápsulas no contribuyen a la pérdida de peso. Algunos médicos mexicanos comenzaron a alertar sobre problemas como dolor abdominal y obstrucción intestinal, que son consecuencia del consumo de las cápsulas Reduccel.

En un video, se puede ver con claridad como la esponja se expande una vez que el “medicamento” se disuelve en el estómago.

La obesidad y el sobrepeso son dos problemas que afectan a millones de personas. En 2016, el número llegó a 1900 millones de adultos con exceso de peso, entre los que hay 650 millones que padecen obesidad. Se trata de un padecimiento que se triplicó en todo el mundo. Sin embargo, a la hora de buscar una solución a los problemas de peso, hay que tener cuidado y no caer en engaños que pueden ser muy peligrosos.

Etiquetas: