CLAROSCUROS

Por José Luis Ortega Vidal

 

(1)

Durante el primer año de gestión de Javier Duarte de Ochoa, allá por los años 2010-2011, Fidel Herrera Beltrán –su padrino político, el autor intelectual y material de su ascenso- fue la mano que meció la cuna.

En algún momento del primer año y en los inicios del segundo, Duarte quiso dar señales de personalidad propia, de tener los “esos” bien colocados en su lugar y de ser capaz de quitarse de encima a Fidel no pudo.

No lo dejaron.

No quiso.

Así las cosas, la gestión de Duarte tuvo que cargar con la herencia de niños fieles y operadores que manejaban desde el Congreso hasta la última oficina del poder ejecutivo y –desde luego- las decisiones importantes en el poder judicial…faltaba más.

Del fracaso duartista, desde luego, no todo es atribuible a FHB.

El tema de la deuda estatal estratosférica, por ejemplo, es asunto de Javier, mayoritariamente de Javier.

 

(2)

El 10 de febrero del 2013, en el inicio del tercer año de Javier Duarte como gobernador, su padrino y el poder detrás del trono en Veracruz lo “acompañó” en el segundo desfile del carnaval, junto a los inefables Carolina Gudiño y Salvador Manzur, alcaldes de Veracruz y Boca del Río, respectivamente.

 

(3)

Aquellos, debían ser los momentos de fortaleza de Javier.

El Emperador, debía presidir el Circo junto a sus aliados clave en el Senado y en las Provincias.

Su predecesor había muerto.

El imperio estaba bajo su mando y debía demostrar que estaba vivo; que comía, bebía, respiraba poder.

Sin embargo, no fue así.

 

(4)

Erick, nombre que genera temor hasta entre políticos de alto nivel veracruzano…

Lagos, el apellido del segundo hijo putativo al que Fidel Herrera planeó dejarle el poder –de dos años, estrategia diseñada al respecto- operó, hizo, deshizo, fue diputado local, dirigente estatal del PRI, Subsecretario de Gobierno, Secretario y Jefe de Gabinete con Duarte.

Hoy, es diputado federal.

Ese muchachito delgado, muy delgado, de estatura media, muy media, siniestro, muy siniestro, es una pieza clave en lo ocurrido durante los últimos 11 años 3 meses en Veracruz.

Nadie como él, conoce los pasadizos secretos del poder jarocho reciente: fue secretario particular de Fidel.

Se movía con guaruras hasta para ir al Congreso.

Luego, ejerció el poder en el periodo de Javier. Y lo hizo a la plenitud, sin duda alguna, sin temor; con las manos frías que le caracterizan; tal como los poetas describen las manos de la muerte.

Erick luchó por ser candidato a gobernador.

Cuando Alberto Silva –al fin Duarte ganó una e impuso a su gallo en la parte final de la carrera por sucederlo- el joven nativo de Ciudad Isla guardó silencio y se disciplinó.

Lo suyo, hoy, es permanecer detrás de bambalinas, obedeciendo a Fidel, pactando, negociando, informándole, analizando cuál escenario les conviene más: apoyar a Héctor o dejarlo solo; respaldar a Miguel Angel, pactar con el enemigo, de diablos a diablo confiar en que no se meterá con ellos…

Una fuente confiable le relató al reportero: Héctor Yunes me recomendó estar alerta ante Erick, “es muy peligroso, cuídate de él”, le dijo.

 

(5)

A su presencia en el Carnaval, Fidel añadió su presencia en una comida en la Casa Veracruz.

El emperador no fue capaz de observar él sólo el circo y demostrar a todos su poder.

Más aún: el mismo emperador hizo pasar a sus dominios privados a su predecesor y todos entendieron la arenga popular del Maximato: “El Presidente vive aquí, pero el que manda vive allá enfrente”, a propósito de Plutarco Elías Calles y su época en el poder.

 

(6)

A las elecciones federales de medio sexenio, desde México mandaron a FHB a Oaxaca, pero vía helicóptero el hombre se dejó ver por Jesús Carranza, Veracruz y vía Erick Lagos y la tecnología y su aparato de operadores políticos puso y dispuso candidaturas perdiendo dos que le tocaron el corazón: Veracruz y Boca del Río.

(7)

A 5 años y 3 meses de gobierno de Javier Duarte, Veracruz es un desastre, vive una tragedia.

Todos se han marchado.

Suele ocurrir así pero no con tanto descaro.

El Emperador nunca fue Emperador.

Su sucesor puede ser alguien de su partido –el PRI- pero en sentido estricto pertenece al equipo rival, al que lo vapuleó durante buena parte del sexenio, al que le arrebató el poder antes de terminar el ciclo.

Lo peor: su relevo puede ser alguien de otra fuerza, la alianza PAN/PRD, quien lo ha amenazado abiertamente con meterlo a la cárcel apenas llegue al edificio donde el fuego lo quema.

En concreto, los fieles, los duartes, pueden hacer perder a Héctor distrito por distrito, municipio por municipio.

Pueden pactar con Miguel Angel y dejar que el discurso de la amenaza siga, como una mera estrategia electoral.

De ganar Héctor, seguiría Pepe Yunes.

De perder Héctor, los fidelistas volverían a tener margen de maniobra.

 

(8)

Respecto a Javier, es el peor enemigo de la campaña de Héctor Yunes y enfrenta muchos frentes:

 

  • Más de 16 Periodistas asesinados
  • Los 5 jóvenes de Tierra Blanca
  • La prensa local, estatal, nacional, internacional burlándose del gobernador formal
  • La misma prensa dando una interpretación –a veces con datos equívocos- siempre negativa de la entidad
  • La presencia –se afirma que pactada- del crimen organizado en territorio jarocho
  • Deuda histórica, vergonzante, lapidaria que ha crecido en once años de 3.5 mil a más de 44 mil y podría –opinan analistas- rebasar incluso los 100 mil millones de pesos.
  • Un fracaso el programa de combate a la inseguridad; un fiasco el modelo de Fiscalía Estatal
  • Un Congreso que siempre dijo sí pero que se ríe al final porque supo obtener –en lo individual- su propia cosecha
  • Burla, falta de respeto, incredulidad, rechazo, coraje, frustración del pueblo.
  • Juicio anticipado: sólo ha habido un peor sexenio que el de Fidel: es de Javier.
  • La UV a un tris de convertirse en un problema político de altos vuelos por falta de pagos. Una comunidad intelectual ofendida.
  • Ancianos golpeados
  • Un Secretario de Gobierno dejado en ridículo hoy sí y mañana también
  • Un gabinete chimoltrufio con un gobernador ídem: así como dicen una cosa dicen la otra…

 

(9)

En un sentido político el sexenio ya terminó.

Se equivocan quienes piden que Javier se vaya.

¿Qué se vaya de dónde?

¿Del cargo de Gobernador?

Nunca estuvo ahí.

En un sentido institucional el gobierno sigue y terminará el 30 de noviembre.

Pero será la institución que se construye con siglos de historia y un andamiaje social y estructural profundo; muchas veces –es el caso- es resistente a las locuras de su responsable pasajero.

 

(10)

Lo que ronda por Veracruz ya no es un gobernante.

Es un fantasma aficionado a los twitters.

Ya no se los operan.

Los realiza él mismo.

De ahí el desquiciamiento de subir desde el medio de comunicación del gobernador, datos sobre accidentes menores en la capital y errores garrafales como dar por hecho que una reportera asesinada y originalmente criminalizada desde el poder, en realidad luchaba contra un jefe zeta.

Ningún respeto por la Ley.

Ningún apego al sentido común.

 

(11)

Nerón viendo incendiarse a Roma…

Nerón tocando las cuerdas sin sentido

Nerón…

Ya sin cuerdas…

Ya sin luz…