Los Políticos

Salvador Muñoz

 

Tanto la candidatura de Héctor Yunes como la de Miguel Ángel Yunes son parte de una crónica anunciada… nada nuevo… bueno, casi nada.

Primero, porque Héctor lo vivió desde el sábado, en Xalapa, cuando el AVE lo designó candidato en acto multitudinario celebrado en el Museo Interactivo de Xalapa, y este domingo, en Boca del Río, lo designan con la plana mayor del PRI, tanto nacional como local; mientras que Miguel Ángel igual celebró su cierre de precampaña ayer, pero más discretón.

Aunque la diferencia entre estos dos candidatos no sólo estriba en los partidos que los postulan y el músculo que muestra cada uno, sino también en las condiciones en que llegan… para ello, quizás hay que recordar un poco el pasado para tratar de entenderlos, comprender sus aspiraciones y a veces hasta su comportamiento.

II

En el acto priista en el World Trade Center, dicen los que estuvieron, la experiencia y capacidad de Héctor Yunes Landa fue reconocida y valorada por los principales dirigentes del PRI, que ven en él, capacidad para ganar la contienda electoral de este 5 de junio. Presentes, sus ex jefes: Miguel Alemán Velazco, ex gobernador de Veracruz; Manlio Fabio Beltrones, dirigente nacional del PRI, y Emilio Gamboa Patrón, senador. Los tres saben, y han comprobado, que Héctor es un hombre de lealtades, por lo que le refrendan su confianza y apoyo.

Por cierto, es Miguel Alemán Velazco uno de los factores que de cierto modo, orbita entre los primos-hermanos en la contienda:

Mientras Héctor Yunes Landa llega con el gobierno de Miguel Alemán para posicionarse como secretario de Gobierno, por otro lado, Miguel Ángel denunciaba, al final de la administración estatal, actos de corrupción por favorecer con contratos a la familia de Miguel Alemán… ¡y renunciaba al PRI! allá por julio del 2004.

La renuncia de Yunes Linares fue más rápida, porque por esas fechas, se decía que ya había un “juicio” para solicitar la expulsión del partido del entonces diputado federal, por parte de la Comisión Nacional de Justicia Partidaria.

Denuncias y pruebas presentadas por militantes del PRI señalaban a Yunes Linares de “violar los estatutos y principios básicos que rigen al PRI y por haber adoptado una conducta desleal”… pero antes de la expulsión, llegó la renuncia.

III

Claro que para aderezar el párrafo anterior, bastaría comentar que por la fecha en que renuncia Miguel Ángel Yunes Linares, ya se perfilaba la figura del Gobernador electo a relevar a Miguel Alemán Velasco: Fidel Herrera Beltrán.

Fidel Herrera Beltrán es otro factor relevante que orbita en la historia pasada y presente de estos dos candidatos a la mini-gubernatura.

Por un lado, Yunes Linares señalaba que el gobernador Alemán Velasco y Fidel Herrera ordenaron a otras personas solicitar su expulsión y acusaba, como ahora, que Fidel Herrera tuvo “dinero sucio en su campaña”, aunque no se investigó tal asunto.

Por otro lado, creo que es de todos conocido que Yunes Landa fue bloqueado en su aspiración a contender por la Gubernatura con miras al 2010 por Tío Fide… bueno, siendo sinceros, igual Pepe Yunes Zorrilla, aunque según se dice, el peroteño “se disciplinó”, pero el choleño simplemente resultó ser “incómodo”, y siguió hasta las últimas consecuencias compitiendo en desigualdad de condiciones, tanto políticas, partidistas y económicas… y se tuvo que aguantar otros seis años.

IV

A diferencia de Héctor, Miguel Ángel Yunes no se aguantó seis años… él sí compitió por la Gubernatura del Estado contra Javier Duarte de Ochoa. El resultado todos lo sabemos.

Nuevamente, Miguel Ángel vuelve a contender por la Gubernatura… bueno, pero ahora no será de seis años, sino de dos. Y se enfrenta a su primo-hermano, Héctor, quien por fin cumple su sueño de ser candidato a la Gubernatura, pero… las condiciones (al menos en la percepción de un sector de la población) no son las óptimas para Héctor y para el PRI, y a diferencia de Miguel Ángel, hoy, nuevamente, Yunes Landa vuelve a ir contra corriente.

¡Ya es candidato! ¡Ya tiene al PRI de su lado! ¡a la militancia! ahora, viene la segunda parte de su sueño, que también es el sueño de Miguel Ángel: ser gobernador.

Yunes Linares ya tuvo una oportunidad y estuvo en las mismas condiciones que Héctor: ¡todo en contra! va por la segunda chance pero curiosamente, la percepción social es que con más oportunidades que hace casi seis años.

Yunes Landa tiene hoy su oportunidad, pero sigue a contracorriente… salvo algunos detalles: Como punto a su favor, fue el único precandidato en hacer pública su declaración patrimonial, fiscal y de intereses. Ah, y sus propuestas son propuestas, como el mejoramiento de las carreteras, más apoyo al campo, construcción de redes hidráulicas de calidad y fomento a  la industrialización y el turismo; menos vísceras, más proyectos. En pocas palabras: ahora se verá qué tanto trabajo hizo a ras de suelo durante más de seis años y qué tanto se puede mantener al frente en las preferencias electorales como presumen sus allegados que está.

En sí, pareciera que no hay nada nuevo con el ungimiento de estos dos candidatos que puntean esta contienda por ser los que más ruido hacen… salvo a lo que ocurra de aquí al cinco de junio.

 

smcainito@gmail.com