Héctor Yunes Landa ofende a los ciudadanos con su pose de alma caritativa y  sus arranques melodramáticos de unidad familiar y su “empecinado” deseo de “justicia” para el pueblo veracruzano…

¿Se cumplieron acaso sus compromisos de pasadas campañas?

¿Se cumplieron sus compromisos con el pueblo como senador de la República?


 

Por Enrique Quiroz García

 

El proceso electoral 2016 en busca de la gubernatura en Veracruz está evidentemente centrado en las dos coaliciones, la primera representada por el PRI-VERDE-AVE-PARTIDO CARDENISTA y NUEVA ALIANZA, cuyo candidato es Héctor Yunes Landa y la segunda representado por el PAN-PRD que respalda a Miguel Ángel Yunes Linares.

 

El Partido del Trabajo (PT), que abandera a la ex presidenta municipal de Atzalan, diputada federal y local por el PAN en ese distrito, Alba Leonila Méndez Herrera, la candidatura independiente del ex panista Juan  Bueno Torio, MORENA, que acuestas lleva a Cuitláhuac García Jiménez,  el ex panista, también, Pipo Vázquez Cuevas, abanderado del Partido Encuentro Social (PES), Armando Méndez de la Luz candidato de Movimiento Ciudadano, parecen ser un bloque opositor en la carrera a la gubernatura de Miguel Ángel Yunes Linares.

 

Bajo slogan de “¡Estamos listos!”, Héctor Yunes Landa ha emprendido una campaña de propuestas insulsas que ofenden la inteligencia del pueblo veracruzano. Los constantes spots donde asegura ha dado a conocer su fortuna, que según él no es tanta, ofende, agravia a las miles de familias de éste estado, rico en su entorno y subsuelo; pero empobrecido por los gobiernos en turno y sus funcionarios cómplices, tal es el caso del senador con licencia y candidato de la coalición del PRI-VERDE y anexas, Héctor Yunes Landa.

 

A continuación explicaremos lo señalado en el segundo párrafo de esta entrega.

 

La ex panista Alba Leonila Méndez Herrera, después de 20 años de haberse servido, como dicen en los corredores del pueblo, con la cuchara grande de las bondades del PAN, hoy se muestra contraria a los lineamientos y “principios” de este partido. Según ella está satanizado porque hoy Miguel Ángel Yunes Linares lo abandera.

 

Otro ex panista con reservas moralista que habiéndose reflejado en el espejo se da golpes de pecho es Juan Bueno Torio, ex diputado federal, senador, entre otros cargos y distinciones más otorgados por su ex Partido Acción Nacional, basa su discurso en busca de la gubernatura de Veracruz en contra del hoy abanderado de la coalición PAN-PRD Miguel Ángel Yunes Linares.

 

Víctor Alejandro Vázquez Cuevas, “Pipo Vázquez” ex diputado, entre otros cargos más, claro, emanados de su estancia en AN, partido al que después de 31 años de militar y bañarse en sus mieles renunció para convertirse en el candidato del PES en busca de la gubernatura de Veracruz. Bajo el slogan de «Por Veracruz en familia», “Pipo” Vázquez Cuevas, se alinea a los intereses del partido hegemónico y se une al bloque opositor que arroja piedras al camino de Miguel Ángel Yunes Linares…

 

Tenemos en estos 3 personajes a militantes de toda la vida de un partido que los arropó y que hoy critican porque según ellos es contrario a los intereses del pueblo.

 

¿Después de 20 y más de 30 años se percataron de que el partido que los amamantó no es tan Bueno?

 

Un proceso electoral a modo le viene bien a quienes hoy son gobierno.

 

Estos personajes convierten en un estercolero el escenario político en Veracruz.

 

Es necesaria la alternancia y sobre todo, alguien tiene que mostrar al pueblo que no sólo se puede cambiar el actual estado de cosas en la entidad, sino que esto es una necesidad para el equilibrio social y sus diferentes males que hoy se enseñorean a lo largo y ancho de Veracruz.

 

Miguel Ángel Yunes Linares está basando su campaña en los temas que hoy son el lastre que lacera la paz y la justicia en Veracruz: secuestro, pobreza, impartición de justicia, marginación, saqueo al erario público, etcétera…

 

Yunes Linares no ha descubierto el hilo negro.

 

Empero, su discurso va dirigido al descontento social que hoy más que antes clama justicia y mejores condiciones de vida para todos los veracruzanos.

 

No es el mesías esperado por la conciencia proleta.

 

No es la moral personificada.

 

No es la madre Teresa de Calcuta ni nada parecido.

 

Es sí, quien dice hará justicia a los veracruzanos ante la impavidez de un gobierno sordo, cómplice de la delincuencia e incapaz de resolver los problemas que abaten a miles de familias.

 

Que al interior de los grupos de perredistas y panistas que hoy se han unido con un solo propósito haya lobos con piel de oveja, es algo que inevitablemente se enseñoreará en éste y en todos los procesos electorales, donde la libertad, democracia y la justicia son sólo categorías manoseadas por quienes aspiran a bañarse en las mieles que da el poder y el dinero…

 

Héctor Yunes Landa es la continuación del fidelismo-duartismo cuyo fracaso hoy pagamos los veracruzanos.

 

Héctor Yunes Landa ofende a los ciudadanos todos con su pose de alma caritativa y  sus arranques melodramáticos de unidad familiar y su “empecinado” deseo de “justicia” para el pueblo veracruzano.

 

¿Se cumplieron acaso sus compromisos de pasadas campañas?

 

¿Se cumplieron sus compromisos con el pueblo como senador de la República?

 

¿Estamos listos los veracruzanos para soportar las embestidas políticas del duartismo en la persona de Héctor Yunes Landa?

 

Parafraseo a otro pillo, Alfredo Tress Jiménez, dirigente estatal del Partido Alternativa Veracruzana: “Si gana Miguel Ángel Yunes Linares, mete a la cárcel a Javier Duarte y le da de comer pan frío con agua. Si gana Héctor Yunes Landa, mete a la cárcel a Javier Duarte y le da de comer salmón caliente con vino”…

 

¡Vaya cinismo!

 

El papel de los partidos políticos y sus candidatos inmersos en el proceso electoral local, específicamente en el distrito 27 será tema tratado en otro tiempo y espacio…