La policía ministerial vino, tomó nota y se fue, no sé qué va hacer, únicamente la policía estatal es la que está haciendo el trabajo y no ha venido otra autoridad, ni política regional no ha venido…el agraviado no ha querido poner denuncia alguna…se aguantó hasta donde más se pudo, ya vieron que nos expusimos a que nos quemaran o golpearan allá adentro, dio a conocer el Delegado de seguridad pública en Acayucan Tirso Ortiz López…


 

 

Por Enrique Quiroz García || Soconusco, Ver.

 

Lo que sucedió en Soconusco la noche de ayer domingo 24 de abril no debió de suceder.

 

Les cuento la versión de Higinio Hernández Ortiz.

 

Higinio dice vivir en la calle Arista interior 236, hasta allí, nos cuenta se metieron 3 personas del sexo masculino, dos de ellos portando pistolas y la tercera un arma blanca.

 

Eran alrededor de  las 4 o 4 y media de la tarde, asegura.

 

Higinio dice no estaba en su casa. Al volver se percató que tenían encañonado a su hijo Joel Hernández Gómez y a su nuera.

 

Lo anterior alertó a Higinio y a vecinos e hizo huir a los delincuentes, sólo que uno de ellos fue aprehendido por los ciudadanos y entregado a los policías municipales, los otros dos delincuentes habrían huido al monte. Hasta ahí la versión de Higinio Hernández Ortiz.

 

CONVOCAN A CIUDADANOS A MANIFESTARSE

 

Me dicen que minutos después de que se entregara al delincuente a la policía municipal, personas identificadas con dos partidos políticos opuestos al que actualmente gobierna en Soconusco, a través de altavoces invitaban a los ciudadanos a congregarse en la comandancia de la policía municipal para evitar que el detenido que resultó ser Santos R. Hernández Gutiérrez, de 34 años de edad, de oficio taxista, con domicilio en la calle Ramón Corona, en la colonia Salvador Allende de Acayucan, fuera liberado.

 

Tuve oportunidad de entrevistar a Higinio al interior de la comandancia, ahí, le pregunté si ya había denunciado, me respondió lo siguiente:

 

“Hasta que se agarren a los otros… Dijeron que regresan por mi familia, se fueron gritando amenazas, gracias al tubo que yo traía los enfrenté, quiero a los otros 2 antes de que se lleven a este cabrón, ellos están en el monte”.

 

Junto a Higinio se encontraba el Delegado de la Secretaria de Seguridad Pública en el estado, destacamentado en Acayucan Tirso Ortiz López, quien instó a Higinio a denunciar los hechos en la fiscalía.

 

A lo anterior no hubo respuesta favorable; sólo la intención de sacar al indiciado para darle un escarmiento. Los gritos y euforia social así lo manifestaron.

 

CRECEN LOS ÁNIMOS

 

Fuera de la comandancia los congregados, la mayoría de ellos jóvenes, pedían justicia, mientras tanto, unos más en motos llegaban con llantas y garrafas de gasolina e iniciaron la  quema de llantas como se puede apreciar en algunos videos que circulan en las redes sociales.

 

Al interior de la comandancia sólo quedaron 2 policías municipales, el delegado de SSP Tirso Ortiz López, quien aguantó hasta que vio que los ánimos de los manifestantes los rebasaron, confesó:

 

“La policía ministerial vino, tomó nota y se fue, no sé qué va hacer, ustedes vieron que tomó nota y se fue, únicamente la policía estatal es la que está haciendo el trabajo y no ha venido otra autoridad, ni política regional no ha venido…el agraviado no ha querido poner denuncia alguna…se aguantó hasta donde más se pudo, ya vieron que nos expusimos a que nos quemaran o golpearan allá adentro”.

«Quítenle las cámaras a los reporteros», se escuchaban los gritos de los manifestantes en el preámbulo de su entrada a la comandancia de la policía municipal.

 

LINCHAMIENTO, DISPAROS, PIEDRAS Y QUEMA DE PATRULLAS

 

Los enardecidos jóvenes una vez que no vieron objeción física de parte de elemento policiaco alguno, entraron a la comandancia y (se escuchaban los golpes sobre las rejas de las celdas) lograron sacar de la cárcel al presunto delincuente al que empezaron a golpear. Justo en ese momento la Policía Naval, Ejército y Fuerza Civil, trataron de impedir el linchamiento “arrebatando” de las manos de los ciudadanos a Santos R. Hernández Gutiérrez, seguidos de una lluvia de piedras y otros objetos que fueron lanzados hacia ellos, así como la quema de las patrullas, lo que originó los primeros disparos…

 

Luego, un silencio irrumpido por algunas balas que detonaban en las patrullas incendiada fue el homenaje a las llamas enseñoreadas frente al palacio municipal que también tocó su ración de irá…

 

La gente que quedó atrapada en el primer cuadro de Soconusco, salían de sus refugios en busca de su hogar…mujeres niños en brazos se les vio correr entre las sombras, temerosas,  pidiendo a Dios se acabara la batalla campal escenificada entre ciudadanos y policías que impidieron el linchamiento de un presunto delincuente.

 

El saldo, un manifestante baleado, que tengo entendido se encuentra en un hospital en la ciudad de Minatitlán y daños al palacio municipal aun no cuantificados…

 

¿Qué va a suceder?

 

¿Denunciará Higinio Hernández Ortiz los hechos que suscitaron el enfrentamiento entre ciudadanos y policías?

 

¿Denunciará el ayuntamiento lo daños ocasionados al palacio municipal?

 

¿Quiénes instaron a la violencia habrán logrado un poco de paz o sembraron el rencor y la venganza?

 

¿Y si hubieran linchado al presunto delincuente?

 

¿Por qué política regional no llegó  a mediar el conflicto como lo hace de manera normal en otros asuntos y en otros municipios?

 

¿Hay jiribilla política en este asunto?

 

¿Quién ganó esta batalla?

 

Soconusco también es Veracruz…