** “Uno, dos, tres, cuatro, cinco con el “Güero”, nos falta Playa y Sochiapan, están seis con el de Acayucan”, –contaban—

** Abrazos, risas, besos, más abrazos, más risas, más besos, fotos, más fotos, selfies, más selfies y luego, el discurso mareador….


 

Por Enrique Quiroz García || Acayucan, Ver.

 

La mañana del pasado viernes 29 de abril llegó a Acayucan Felipe Amadeo Flores Espinoza.

 

El ex procurador de justicia en el estado, removido ante el reclamo de justicia, cuando la suma de periodistas asesinados daba la cifra de 10, visitó esta ciudad acompañado de la secretaria general de PRI Regina Vázquez Saut, quien se encuentra en el número 1 en la lista de diputados plurinominales, así como Marlon Ramírez Marín ex subsecretario de gobierno, entre otros priistas locales.

 

Felipe Amadeo Flores Espinoza ha tenido un sin número de cargos públicos, desde diputado local, federal hasta director de la Policía Judicial y secretario General de Gobierno, hoy por segunda ocasión, ocupa la dirigencia estatal del PRI.

 

En los casos de homicidios de periodistas, como procurador de justicia Felipe Amadeo Flores Espinoza dio palos de ciego.

 

“A su paso por la Procuraduría General de Justicia, a Flores Espinosa le tocó conocer las investigaciones de los asesinatos de los periodistas Gabriel Huge, reportero de Notiver; Guillermo Luna, de la agencia Veracruznews, y Esteban Rodríguez, del diario AZ, los tres perpetrados en mayo de 2012, así como de Regina Martínez, corresponsal de Proceso, en abril del mismo año, y de Víctor Báez, de Milenio, dos meses después”. (Tomado de http://www.proceso.com.mx/365312/gobernador-de-veracruz-corre-a-su-procurador-de-justicia)

 

Hoy, el oriundo de Cotaxtla recorre el estado en busca del voto para hacer gobernador a Héctor Yunes Landa, a quien ungen en aureola cuasi celestial, maquillando a su partido, el “Revolucionario” Institucional como el “benefactor” de un estado agónico y saqueado por quienes hoy buscan redimirse en el redil de blancas ovejas.

 

Flores Espinoza congregó en un céntrico restaurante a los presidentes de los comités municipales del PRI del distrito 27, allí expresó a los presentes, en tanto, otros personajes se susurraban al oído las novedades del día:

 

“Uno, dos, tres, cuatro, cinco con el “Güero”, nos falta Playa y Sochiapan, están seis con el de Acayucan”, –contaban—

 

“Bien, vamos a platicar con los presidentes de los comités del partido, debemos checar bien cómo vamos, estamos a cuatro semanas y media de la elección. Debemos reforzar nuestras estructuras, yo creo que, en estructura estamos al cien por ciento, nomás hay que auditarla un poquito para que sean de carne y hueso…” -Presumió Felipe Amadeo Flores Espinoza a los congregados-

Y remató:

 

“Y sobre todo meter mucho el activismo, ahí todos, desde el candidato Héctor Yunes hasta el último priista es lo que tenemos que hacer”.

 

Luego, se retiraron a un saloncito del mismo lugar, donde ultimaron detalles de las acciones partidistas en favor del senador con licencia Héctor Yunes Landa.

 

Pasado más de una hora, el dirigente estatal del PRI y su sequito caminaron a un salón de céntrico hotel, donde fueron recibidos por hombres y mujeres que los vitoreaban.

 

Abrazos, risas, besos, más abrazos, más risas, más besos, fotos, más fotos, selfies, más selfies y luego, el discurso mareador….

 

“El PRI ha hecho caminos, escuelas, etcétera, etcétera y más etcétera…

 

-Ahorita te doy un “dulcito”—dice Rosalba Betanzos a una de las congregadas…

 

-Un “dulcito” o una “bolsita de dulces” –Dice este reportero a Rosalba—-

 

(Risas)

 

-Una “bolsita” – Contesta entre risas mientras se pierde entre los asistentes—.

 

Los asistentes se fueron retirando en tanto eran atendidos por la secretaria general del PRI y casi diputada plurinominal Regina Vázquez Saut.

 

En el parque Benito Juárez se instalaba el templete para recibir a fundador del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador y al candidato a la gubernatura por este partido Cuitláhuac García Jiménez…

 

¡Vamos bien!, reza Felipe Amadeo Flores Espinoza.

 

Usted amable lector qué dice…

 

¿Vamos bien?