**“Hoy es un día histórico, memorable. La Policía Naval, apoyada por elementos de las fuerzas estatales acreditables, resguardarán las tareas de la policía en el sur de Veracruz e integramos una sola fuerza de combate a la delincuencia para garantizar la seguridad”, estas fueron las palabras del aun gobernador del estado Javier Duarte de Ochoa el 8 de mayo del año 2013 en la ciudad y puerto de Coatzacoalcos, ante los entonces alcaldes de Acayucan, Coatzacoalcos, Minatitlán, Cosoleacaque y de Nanchital que avalaron la propuesta del ejecutivo estatal. 


Por Enrique Quiroz García || Acayucan, Ver. 

 

“Hoy es un día histórico, memorable. La Policía Naval, apoyada por elementos de las fuerzas estatales acreditables, resguardarán las tareas de la policía en el sur de Veracruz e integramos una sola fuerza de combate a la delincuencia para garantizar la seguridad”, estas fueron las palabras del aun gobernador del estado Javier Duarte de Ochoa el 8 de mayo del año 2013 en la ciudad y puerto de Coatzacoalcos, ante los entonces alcaldes de Acayucan, Coatzacoalcos, Minatitlán, Cosoleacaque y de Nanchital que avalaron la propuesta del ejecutivo estatal.

(http://www.alcalorpolitico.com/informacion/instala-duarte-el-mando-unico-policial-en-el-sur-de-la-entidad-llega-con-la-policia-naval-115520.html#.V4UFe9LhAdU)

 

Con la llegada del Mando Único a esos cinco municipios del sur de Veracruz se desplazaba a la Policía Municipal y se “pretendía” brindar mayor seguridad a los ciudadanos de los cinco municipios “beneficiados”.

 

Empero, el papel de la Policía Naval y por ende los resultados del trabajo de esta corporación al combate a la delincuencia no ha sido el esperado, e incluso, en los últimos días la inseguridad en Acayucan se ha recrudecido, creando pánico en la población.

 

Hay una serie de cuestionamientos qué hacerse en torno al tema de seguridad en Acayucan y el papel de las corporaciones, no sólo de la Policía Naval, sino de la Secretaría de Seguridad Pública, cuyo destacamento se encuentra en Acayucan sobre la carretera Costera del Golfo, el destacamento de la Secretaría de Marina ubicado en la carretera Oluta-Acayucan, y uno más ubicado en la calle Zaragoza, así como el destacamento militar ubicado en la calle de La Rosa, colindando con la carretera Costera del Golfo.

 

¡Acayucan está blindado!

Luego entonces, ¿por qué se ha enseñoreado la delincuencia al grado de cometerse delitos en las narices de quienes tienen la responsabilidad de brindar seguridad y proteger la integridad física y moral de los ciudadanos?

 

La geografía delincuencial en Acayucan con la estancia de las corporaciones en los distintos puntos de la ciudad pareciera estará acorralada. En líneas arriba no contemplamos al destacamento de la Policía Federal Preventiva, cuyo cuartel se encuentra a la entrada de Acayucan.

 

¿Qué está sucediendo?

 

Es curioso, por ejemplo, ver cómo los elementos de la Policía Naval babean con sus “novias” en el centro de la ciudad o en algún otro punto de Acayucan.

 

Es curioso que luego del primer asalto al banco Santander y por sugerencia del alcalde de Acayucan Marco Antonio Martínez Amador, se resguardara la zona bancaria. Empero, más curioso resulta que pasados menos de 2 meses, en el mismo banco se suscitara un asalto a una persona que llevaba dinero a depositar a dicha institución bancaria y que incluso, el asaltante realizara disparos para forzar la puerta de seguridad para luego huir sin la mayor preocupación que no haya sido la de contar el botín.

 

¿Dónde estaban en ese momento los 2 Policías Navales que resguardaban dicho banco?

¿Y las tácticas y estrategias para combatir la delincuencia de esta corporación policial?

¿Por qué en Acayucan se acentúa más la inseguridad a diferencia de municipios donde no existe el mando único?

 

¿Por qué los asaltos a mano armada y otros delitos se dan incluso en el centro de la ciudad como una muestra de complicidad de la delincuencia con quienes tienen la obligación de salvaguardar la seguridad de la ciudadanía?

¿Tiene la inseguridad en Acayucan un trasfondo político?

 

Resulta curioso leer los constantes comentarios de algunos exfuncionarios municipales en las redes sociales.

 

Recuerdo un asalto en la calle Nicolás Bravo esquina con la Avenida Guadalupe Victoria, en el centro de la ciudad. Dos personas del género masculino arrebataron la bolsa de una mujer cuyo contenido eran cerca de medio millón de pesos en efectivo que depositaría en un banco.

 

Los delincuentes huyeron en una moto, no sé si roja o de otro color, lo que sí sé es que nunca los capturaron. En aquellos años la Policía Municipal se encargaba de la seguridad de los acayuqueños.

 

A estos exfuncionarios nunca se les escuchó emitir su repudió a tales actos, a pesar de tener la obligación de hacer lo pertinente.

 

Empero, hoy que Acayucan presenta el peor cuadro de inseguridad en su historia, y en la comodidad de sus casas, estos exservidores públicos se sienten “iluminados” por la gracia divina y proponen estrategias policiales para prevenir el delito en esta ciudad.

 

Los acayuqueños no tienen por qué proponer estrategias policiales a quienes tienen la responsabilidad y los conocimientos en esos avatares.

 

Son los “guardianes del orden” los obligados a corresponder con acciones concretas y efectivas a la confianza que alguna vez tuvieron los ciudadanos en Acayucan.

 

Los acayuqueños tenemos la responsabilidad de exigir a los distintos cuerpos de seguridad que realicen bien su trabajo y que se establezca un clima de tranquilidad en el municipio.

 

¿Por qué?

 

Porque la evidente complacencia de los cuerpos de seguridad arriba mencionados han sido rebasados y con ello la ciudadanía ha buscado la manera de protegerse exponiendo su vida y la de sus familiares, en tanto, quienes tienen la responsabilidad de prevenir el delito se les ve celular en mano “conquistando” los quereres de alguna damisela o seduciendo a sus “Olivas” con tal melosidad que  enternecen al más frío ciudadano…

 

Ningún caso ha sido resuelto por la policía investigadora.

 

Ningún detenido ha sido procesado por los crímenes cometidos en Acayucan.

 

¿Ignora esto el gobernador del estado Javier Duarte de Ochoa?

 

¿Ignora esto el Fiscal General en el Estado Luis Ángel Bravo Contreras?

 

¿Ignora esto el Secretario de Seguridad Pública en el Estado Arturo Bermúdez Zurita?

 

Las recomendaciones hechas por el alcalde de Acayucan a las policías encargadas de la seguridad en esta ciudad no han bastado para que éstas realicen su trabajo en pos de salvaguardar la integridad física y moral de los acayuqueños.

 

Se sabe que el alcalde acayuqueño ha acudido a la ciudad de México a la reunión de concertación para acceder a los apoyos del programa de Fortalecimiento a la Seguridad en los municipios (Fortasec), antes Subsidio para la Seguridad de los Municipios (Subsemun), lo anterior para realizar acciones que inhiban las acciones delincuencias y con ello establecer un clima de tranquilidad y respeto al trabajo honesto de miles de familias hoy atemorizada por la alta inseguridad enseñoreada en esta ciudad.

 

El mandatario municipal ha buscado la manera de inhibir a la delincuencia haciendo la recomendación a los mandos policiales en el sentido de que garanticen la seguridad y evitar con ello el delito en esta ciudad.

 

Empero, la respuesta a esta suplica pareciera ser contraria, ya que, los robos a los comercios en el centro de la ciudad, los robos a casa habitación y la impunidad sigue a la alta.

 

¿Adónde se destina el dinero que por multa cobra el Mando Único en Acayucan a los infractores menores que paran en sus separos?

 

¿Debe el Mando Único de permanecer en Acayucan?

 

¿Es la solución que vuelva la Policía Municipal a Acayucan?

 

Evidentemente la Policía Naval ha fracasado en Acayucan.

 

Evidentemente los destacamentos de la SEMAR y Ejército Mexicano en Acayucan son un artículo suntuoso.

 

Estamos como quien dice a la “buena de dios”.

 

Parafraseo al gobernador Javier Duarte de Ochoa:

 

“Hoy es un día histórico, memorable”, sí, por tanto muerto e inseguridad en un solo pueblo.