** Mi papá fabricaba hasta la marimba, mi papá llegó afinar la marimba, hacia la marimba del corazón del cocuite. ¡Qué bonita marimba sonaba! Le había puesto el nombre de La Lira de Santa Ana, y de ahí otra marimba se llamaba La rejona…


Por Enrique Quiroz García || Soconusco, Ver.

 

En la Avenida Miguel Hidalgo, en Soconusco, vive modestamente la familia del legendario músico Carlos Carmona Ramírez, (+) creador de las primeras marimbas en Soconusco, quizá de la región y, cuya herencia hoy enarbolan sus hijos José, Hermilo, Jacinto, Emeterio y los hijos y sobrinos de estos que a su vez han conformado el grupo musical La Sensación Musical del Sureste: Los Carmona.

 

Una noche, durante una “tocada” en Soconusco, Julián, amigo a quien es más conocido con el mote de Kuikiri me pidió abordara parte de la historia musical de la familia Carmona, accedí seguro de encontrarme con una grata sorpresa y ¡vaya que lo ha sido!

 

José Carmona Casabón de 52 años de edad, es el hijo mayor de Carlos Carmona Ramírez (+) y Santa Casabón Ramírez, nos cuenta actualmente ellos representan la tercera generación de músicos en la familia.

 

“La primera generación eran puros hermanos de mi padre: Ismael, Primitivo, Constantino, Eulogio, Victorino y mi papá, eran puros hermanos, de ahí surgimos nosotros y de ahí la tercera generación con sobrinos”.

 

Don Carlos Carmona, fue un apasionado de la música, no sólo conformó un grupo de marimberos en su pueblo natal, sino que fabricada este tradicional instrumento musical para deleite de muchas familias, narra Pepe Carmona:

 

“Mi papá fabricaba hasta la marimba, mi papá llegó afinar la marimba, hacia la marimba del corazón del cocuite, le daba un toque en donde él iba afinando hasta llegar hacer la marimba: ¡qué bonita marimba sonaba! Le había puesto el nombre de La Lira de Santa Ana, y de ahí otra marimba se llamaba La rejona y, bueno, en fin, ahí surgió ahí surgió, hasta que… pos sufrieron demasiado también. ¿No? Pero bueno, ellos se iban a tocar a veces en lugares donde iban en canoa, y se iban transbordando, pasaban por el río para dirigirse a Palmillas, lo que es a Tepeche, a Vicente Guerrero, fue larga la trayectoria de ellos gracias a dios”.

 

Pepe Carmona nos recrea en cada una de las aventuras que junto a su padre, tíos y hermanos vivieron:

 

“Yo tenía 11 años, en ese tiempo yo empecé a ejecutar el piano, primero la marimba luego el piano. En esos tiempos nosotros teníamos un grupo de marimba que llevaba el nombre de Los Chicos del ritmo; exactamente, de ahí nos fuimos hasta que empezamos a adquirir instrumentos electrónicos, y ahora gracias a dios ya tenemos un escenario regular. Dentro de la agrupación está en primer lugar un servidor Pepe Carmona en el piano, en segundo lugar, Jacinto Carmona en el saxofón alto, tercero Hermilo Carmona en la trompeta, cuarto Emeterio Carmona en la batería, luego mi hijo José junior que es de percusiones y vocalista, está mi sobrino en percusiones, tarolas y bombo, está Miguel en el bajo, Julián en las percusiones, él tiene la batuta de llevar el ritmo, así formamos el grupo La Sensación Musical del Sureste: Los Carmona”

 

La herencia que dejó don Carlos Carmona a sus hijos, estos la han sabido cuidar y hacer crecer. Pepe Carmona, dice que llevan la música en la sangre: “todos en la familia somos músicos”, se jacta y agrega: “Tenemos música propia, como  Cumbia para ti, Ven y baila, El Galán, El Saltadito, hay mucha picardía; nos gusta la música, la verdad nos encanta y Canto a mi pueblo que es una canción dedicada a la Feria de la Sal, habla de todo lo que es la sal, tiene un estilo como salsita, habla de la feria de la sal que se encuentra en la colina y tenemos otro proyecto para seguir adelante para grabar otro disco de cumbia para bailar que esperamos que le encante a los bailadores”, concluye.