El policía encapuchado me dijo “ya sácate a la verga, sácate a la verga”. Sentí impotencia y dentro de la impotencia las ganas de llorar, porque yo no podía defenderme, no me pude defender, explicó Santos López Celdo en entrevista exclusiva con El Manifiesto.


Por Enrique Quiroz García || Acayucan, Ver.

 

El pasado 10 de diciembre, el reportero Santos López Celdo fue agredido por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública al ser conminado a retirarse del panteón municipal cuando registraba graficas del anfiteatro donde yacían 20 cuerpos en descomposición de presuntos delincuentes abatidos días antes en Suchilapan durante un enfrentamiento con fuerzas castrenses. He aquí la historia.

 

“Recibo una indicación de mis oficinas centrales en Coatzacoalcos de que se documentara la existencia de cadáveres en el anfiteatro, porque ya que había quejas de un olor fétido que surgía del anfiteatro, que se decía que ahí estaban los 20 cadáveres de las personas que fueron abatidas en Suchilapan hace una semana. Primero fui a Oluta a cubrir un evento de béisbol y luego tomé un taxi a Acayucan, le dije al taxista que me llevara al anfiteatro, el taxista entra normal al callejón que da al anfiteatro y sin problemas, no vimos un policía y me llevó hasta donde se ubica lo que llamamos la plancha en el panteón, en el descanso, me baja ahí…el taxista se va y estaba haciendo una llamada telefónica y luego me dirigí al anfiteatro por el lado del panteón, el anfiteatro tiene una malla y en eso tomo una foto hacia el anfiteatro y llegan 3 policías y me dicen que no podía tomar fotos y les dije bueno por qué, y me dicen que no podía tomar fotos, tenemos órdenes de no dejar tomar fotos y yo les dije pero por qué y empecé a grabar con la cámara de mi teléfono a los policías que me tomaban fotos al tiempo que me decían que no podía tomar fotos al anfiteatro, consideré una obstrucción a mi trabajo. Luego llegan más policías, dos de ellos encapuchados y el que identifico como subdelegado y me dicen que me saliera:

15390952_1798304650387056_2567748641224855516_n

-“Salte de aquí y salte de aquí”.

-Y yo decía:

-“¡Pero por qué! ¡Pero por qué!

-“No viste las patrullas”.

-“No, no los vi”.

 

Y uno de ellos encapuchado llega y me sujeta por el cuello y me agarra el brazo izquierdo, me lo dobla, no. Y yo empecé a protestar y me lo empieza apretar más y más hasta que otro policía me agarra la mano derecha y me quita el teléfono y una vez que me quita el teléfono ése mismo policía me dobla la otra mano y me empieza a pegar en el costado, en el costado derecho y yo les decía “déjenme, déjenme”…La persona que me tenía sujetado del brazo derecho empezó a revisar el teléfono y ya fue que el subdelegado escuché que dijo ¡ya déjenlo, ya déjenlo! Y el policía empezó a decirme: “Por eso luego los matan” y me dijo “ya sácate a la verga, sácate a la verga”, me soltaron y me empezaron a empujar para que me saliera, yo camino, saco mi cámara fotográfica y les tomo fotos a ellos, les tomo fotos y materialmente me salí de ahí y me dirigí hasta donde están los bomberos y les volví a tomar fotos y les dije: voy a la fiscalía y desde lejos me dijeron: vete a dónde quieras. Llegué a la fiscalía y le expliqué al licenciado Vidaña lo sucedido y me tomaron inmediatamente la denuncia y hasta ahí.

15350601_1798304660387055_3982244326072273876_n

-¿Aproximadamente a qué hora se suscitan estos hechos?

-Alrededor entre 2 y 3 de la tarde del sábado 10 de diciembre.

 

-¿Qué sucede una vez que estás en la fiscalía?

-Me toman la denuncia y creo que ya enterados, -porque ya había subido a mi página de Facebook la foto de los policías- y quiero entender que el asesor jurídico de Seguridad Pública se comunica con el fiscal y el fiscal me pregunta a mi ¿Qué es lo que quieres? Y yo lo que quiero es que me devuelvan mi teléfono, ahí está todo mi trabajo, al final de cuentas es una herramienta de trabajo que yo tengo, porque a veces tomo fotografías, tomo videos y anoto ahí los datos del día. Que me devuelvan mi teléfono y ya me habían tomado la denuncia. Posteriormente como a la hora u hora y media llega el subdelegado de Seguridad Pública acompañado del jurídico y ante compañeros dijo que iban a entregar el teléfono y el fiscal me pregunta si lo quiero así en forma directa o cómo lo quero y yo le dije que me lo entreguen por escrito, es decir que se lo entreguen a la fiscalía y que la fiscalía me lo entregue a mí, en virtud de que con eso se configura y se confirma que me habían robado el teléfono. Eso fue lo que ocurrió. Ya como a las 6 o 7 de la tarde el fiscal Vidaña marcó a mi casa para decirme que SSP ya había puesto a disposición mi teléfono y si deseaba en ese momento podía entregarme mi teléfono y sí acudí tiempo más tarde y me entregó mí teléfono previo a la firma de un escrito donde queda confirmado que Seguridad Pública deja en disposición de la fiscalía el teléfono que los elementos de SSP me habían robado.

 

-¿Cuántas agresiones has sufrido a lo largo de este oficio?

 

Bueno, una persona se molestó por una columna que escribí y me pegó una cachetada en la calle y luego ya estando en el Diario del Istmo, acudí a un accidente donde los elementos de la SEMAR habían chocado con un autobús y los policías municipales de Sayula nos agredieron primero y luego los marinos llegaron apuntándonos sus armas en el pecho y la cabeza y le pegaron patadas al carro que aun traigo.

 

-¿Quién era el presidente municipal de Sayula?

 

-Me parece que era Arturo García en su primer año de administración.

 

-¿Qué expectativas tienes del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares en comparación con el gobierno anterior que dejó 19 periodistas muertos y otro número considerable de periodistas desaparecidos en Veracruz?

 

-Lamentable, apenas van 10 días de su gobierno y ya somos 2 reporteros agredidos…a 10 días de gobierno no entiendo por qué los policías de seguridad pública siguen siendo los mismos, los delegados, los subdelegados siguen siendo los mismos entonces no ha habido un cambio: a 10 días siguen siendo los mismos policías, las mismas personas y el mismo trato…

 

-¿Se ha acercado a ti personal del gobierno del estado para respaldarte?

 

-No, sólo la Fiscalía Especializada en Delitos cometidos en contra de Periodistas, la Dirección de Investigación de la misma fiscalía y por parte de la Comisión de Derechos Humanos se ha comunicado conmigo la doctora Namiko que es la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, dos consejeros de atención a periodista, estamos hablando de Gerardo Enríquez Aburto y Jorge Morales…

 

-¿Confías en estas dependencias?

-Con la fiscalía no…

 

-¿Qué clamas, qué pides?

-Justicia. Los policías se excedieron y merecen ser castigados…

 

-¿Qué sentiste cuando el policía literalmente te estaba ahorcado?

-Coraje, ése muchacho me estaba ahorcando y empecé a sentir que me faltaba aire. Yo creo que por eso el mando vio lo que me estaba pasando y ordenó que me soltara; pero más que nada sentí impotencia y dentro de la impotencia las ganas de llorar, porque yo no podía defenderme, no me pude defender…