Números Rojos

Por  Brenda Caballero


Después del comentario del gobernador, he llegado a la conclusión de que no tengo hijos porque duermo con mucha ropa ¿Será por el mameluco de pijama que tengo?

 

Aclaro que mi comentario anterior es sarcasmo puro, tras lo expresado por el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, cuando dijo a un grupo de mujeres indígenas que “deben dormir con ropa” “porque producen mucho chamaco” ¡cómo si ellas los hicieran solitas! ¿Y los hombres? ¿Ellos sí duermen con ropa? ¿O acaso sólo fue un discurso machista? Pues que yo recuerde, la reproducción es entre hombre y mujer.

 

Ante tanta crítica, no tardó en disculparse y decir que no trató de ofender a nadie, abundando que lo hizo para que también duerman calientitas. ¿Cómo lograr la igualdad de género, si desde el discurso ya viene cargado contra la mujer?

 

Mi agresora…otra mujer

 

Pero la agresión a la mujer no es solamente cosa de hombres, las mujeres la practicamos y en mayor dimensión. Es increíble que después de la agresión que sufriera Ana Gabriela Guevara, opinaran que fue porque la habían confundido con un varón ¿o sea, que si es varón lo pueden golpear y hasta matar? o aquel twitt que decía que lo de Ana nos dejaba una enseñanza: “Si estás guapa te violan y matan. Si estás fea, te dan una paliza entre 4”. Ambos comentarios, de mujeres.

 

Y podría citar otros más pero ¿para qué reproducir más misoginia de mi propio género? Lo ideal sería que ante tal circunstancia de violencia de quien fuera, todos nos uniéramos en las publicaciones exigiendo a las autoridades justicia… sí, lo reconozco ¡soy idealista!

Otra vertiente de la crítica se enfocó también en la atención que se le dio a Guevara, “¿y las demás mujeres que han sufrido violencia?” “¿Quién hace algo por ellas?” Es verdad, hemos dejado a muchas mujeres al desamparo, y me incluyo, pero si buscamos culpables, no sería Ana, sino los mismos medios de comunicación, porque son ellos los que difunden la noticia. En conclusión, el caso de Ana nos debe dejar una lección: No importa si es mujer u hombre, o si parece hombre o mujer, el caso aquí es la violencia.

 

Incremento de Violencia a la Mujer

 

Aparte de la agresión a la senadora Ana Gabriela Guevara, la semana pasada también hubo otros hechos lamentables contra mujeres: a María Barracuda, un varón trató de golpearla en su automóvil; en Puebla, un maestro arrojó ácido a su ex pareja porque no soportó que ella concluyera su relación; y hasta amagaron con violencia a una cajera para robarle.

 

Puede hacer la prueba usted mismo; escriba “mujer” en cualquier buscador de Internet y seguramente aparecerá una noticia de violencia contra la misma.