** Los familiares del joven Cristóbal Cordero Ramírez, piden se haga justicia y aseguran estarán pendientes de que las autoridades correspondientes se apeguen a derecho y no negocien con la autora de este accidente que hoy lleva acuestas la muerte de quien en vida se dedicara a la venta de pizzas y que hoy deja en la orfandad a un niño de 10 años de edad.

_______________________________________________

Por Enrique Quiroz García || Acayucan, Ver.

La tarde de hoy falleció en el Hospital Regional Valentín Gómez Farías en la ciudad de Coatzacoalcos el joven Cristóbal Cordero Ramírez, de 30 años de edad, quien la noche del pasado viernes 17, -de acuerdo a datos proporcionados por vecinos de la calle Aldama- se impactara con su moto en la portezuela de un auto estacionado y que de manera imprudente abriera la señora Diana Dennis Canuto Pérez.

La señora Diana Dennis Canuto Pérez: ¿Protegida por autoridades policiales?

De acuerdos a datos proporcionado por vecinos, la mujer en cuestión al percatarse del accidente que provocara, intentó huir del lugar siendo perseguida y detenida en la calle prolongación Ixmegallo por vecinos que llamaron a las autoridades policiacas y a cuyo lugar llegara el agente de tránsito Miguel Hernández, alias “El Marro”, quien según vecinos protegió a la indiciada, en tanto el joven se debatía entre la vida y la muerte.

 

Las atenciones para la señora Diana Dennis Canuto Pérez por parte de las autoridades policiales y del agente de tránsito citado líneas arriba -según vecinos- se hicieron sospechosas, a pesar de que, esta persona iba en probable estado etílico. Se dijo en el lugar, que la misma es hija de una profesora y familiar de un agente de tránsito.

 

El señor Moisés  Cordero Domínguez, padre del desafortunado joven denunció los hechos en la Fiscalía y la indiciada se mantiene detenida en la comandancia de la Policía Naval destacamentada en la ciudad de Acayucan.

 

Los familiares del joven Cristóbal Cordero Ramírez, piden se haga justicia y aseguran estarán pendientes de que las autoridades correspondientes se apeguen a derecho y no negocien con la autora de este accidente que hoy lleva acuestas la muerte de quien en vida se dedicara a la venta de pizzas y que hoy deja en la orfandad a un niño de 10 años de edad.