Por Enrique Quiroz García

 

La llegada de Miguel Ángel Yunes Márquez a Acayucan tiene más de una lectura, empero, daremos dos para precisar que:

1.- Quien está en el ánimo del gobernador del estado para ser candidata a la diputación federal por el distrito 17 es la diputada local Regina Vázquez Saut y no el alcalde Marco Antonio Martínez Amador

 

2.- ChiquiYunes está en campaña bajo el frágil argumento que Boca del Río es el municipio modelo de Veracruz, en donde todo mundo vive feliz, algo así como el paraíso prometido en un estado donde de los 212 municipios el único alcalde que ha sabido sortear los avatares propios de un estado fallido es el municipio que gobierna el hijo del gobernador del estado Miguel Ángel Yunes Linares.

Mientras al aun alcalde de Acayucan desayunaba en el palacio municipal con algunos agentes y subagentes municipales de las comunidades de Acayucan -ya que a la comilona no acudieron los 43 representantes del igual número de comunidades que conforman este municipio- en El Mangal, Miguel Ángel Yunes Márquez, desayunaba con Regina y algunos alcaldes de la región, entre ellos Jesús Manuel Garduza Salcedo, a quien se le menciona como el alfil para la diputación local. Es decir, Marco Antonio Martínez Amador no cabría en este proceso electoral y ya sin la investidura institucional y sin el roce político que da el poder y el ardiente encono con las herederas de Cirilo Vázquez, sus aspiraciones en la escala de poder se vislumbran remotas, infinitas, acaso sin futuro…

 

Agregaré lo que contesté a un sedicente líder obrero, quien me preguntara acerca de la llegada del hijo del gobernador y de sus recorridos a lo largo y ancho del estado para enseñarle a los alcaldes de los 211 municipios restantes y  los electos, cómo se debe de trabajar para el bienestar de las familias veracruzanas y sobre todo para que como en Boca del Río, todo mundo sea feliz, porque en Boca del Río puede faltar leche a las familias más pobres de los cinturones de miseria urbana, pero la felicidad nunca…

a) Los alcaldes que acuden a la conferencia de la felicidad de ChiquiYunes no tienen vergüenza o de plano son muy cínicos. ¿Por qué? Porque otro alcalde, hijo del actual gobernador les viene a enseñar en el ocaso de sus administraciones cómo se debe de administrar un pueblo, lo que convierte al alcalde ponente en un modelo y a sus congregados en sus pupilos, es decir, para que quede claro y entiendan, -los alcaldes-claro está, no usted amable lector, que ellos no hicieron sino hacerse pendejos y robar en los programas de bacheo como se los dijo en su cara Miguel Ángel Yunes Márquez, para que les quedara claro…

 

b) Los alcaldes aun en funciones y los electos, así como los regidores de los municipios de la región que nunca llegan a sus oficinas, sí a cobrar el dinero no devengado que el pueblo les paga y que estuvieron en primera fila, como Juan Corro, de Sayula de Alemán y los “incansables” regidores de Acayucan, saben, están conscientes que estas conferencias que intitularía El hilo negro de la felicidad, no es más que un baño de pueblo para el hijo del gobernador del estado y para estructurar y restructurar políticamente al equipo que lo acuerpará una vez que salga electo candidato a la gubernatura para suplir a su padre, es decir, para hacer de la democracia una monarquía con el permiso de quienes hoy mostraron su mejor sonrisa y se tomaron más de una foto con quien ya consideran será el próximo mandamás de Veracruz…

 

c) Referí al amigo líder obrero, todos ustedes son cómplices de esto que está pasando en Veracruz, saben bien al igual que el TEV y el OPLE que el hijo del gobernador anda en abierta campaña y pese a ello le aplauden porque ustedes forman parte de esta parafernalia ávida de corrupción y poder.

El alcalde electo que no asistió a la conferencia de la Felicidad boqueña fue Cuitláhuac Condado Escamilla, no sé si tuvo algún impedimento para asistir o no quiso mostrarse cómplice de este alarde de quien fuera recibido por un “licenciado” de mala reputación, quien lo abrazara efusivamente al tiempo que la esposa de éste le dijera “soy la esposa del licenciado…” mientras ChiquiYunes continúo caminando.

 

“La ley hay que respetarla a raja tabla”, fue la respuesta de Miguel Yunes Márquez al cuestionamiento de este reportero, y agregó: “El Tribunal Electoral de Veracruz ya contestó y las medidas cautelares que se me habían impuesto por el OPLE fueron revocadas porque estos foros no tienen que ver con nada electoral”.

 

El salón del Hotel Kinaku lució repleto, sin embargo, una vez iniciada la conferencia y como las imágenes proyectadas no mostraban monitos, poco a poco los congregados se fueron disipando, haciendo respirable el lugar…

 

Expriístas, exmorenistas, oficiales de registro civil, políticos redimidos, funcionarios de estado y muchos más fueron a degustar lo que Miguel Ángel Yunes Márquez les trajo desde Boca del Río: sentido común y ganas de hacer bien las cosas y no sólo robar…

 

Felicidad 1.- Empero, ¿habría tal algarabía si ChiquiYunes no fuera el hijo del gobernador y fuera un simple mortal como todos los demás?

Felicidad 2.- ¿Las instituciones encargadas de vigilar los actos anticipados de campaña serían igual de omisas ante este arrebato de poder y pasión por la impunidad de quien dice que a las leyes hay que respetarlas a raja tabla?

Felicidad 3.- ¿Las aspiraciones de los alcaldes será desde ayer 29 de octubre tener mar en sus municipios, acaso un reflejo intermitente de luz en algún río, para lo cual deben de tener un río, tal vez una plazoleta junto al mar, aunque no haya mar en sus municipios, cualquier deseo o aspiración vale la pena para tener un municipio que se regocije de felicidad en tanto la inseguridad y la impunidad en el estado sean una realidad de quienes no gozan de tanta felicidad…