** Los estafadores del IVEC desaparecieron el dinero del bono, pero llega la notificación del depósito.

Por Andrés Bolaños || icarodel1@hotmail.com || Desde el día 13 de octubre los empleados del Instituto Veracruzano de la Cultura recibieron la Notificación del depósito del Bono del Empleado Estatal por el monto de $3,679.80 con una deducción de $110.39 quedando un importe neto de $3,569.41 pesos pero no recibieron el dinero en sus cuentas, como lo recibieron otros burócratas del estado, a quienes se les depositó este bono desde la primer quincena del mes de octubre. Dicha acción se constituye en los delitos de Malversación de fondos, robo doloso y malos manejos de los recursos públicos.

Nuevamente los empleados IVEC sufren la vejación de los “funcionarios” de este instituto, encargados de serviles y manejar con honradez y transparencia el dinero ya devengado de los empleados del Instituto. En esta ocasión ha “desaparecido el dinero del bono”. Esta nueva estafa del grupito de allegados a Enrique Manuel Márquez Almazán al Director del IVEC incluye al administrador del IVEC: Alejandro Toledo Utrera, a Sergio Cuazozon Albañil, Jefe de oficina de nómina y fiscalización, María del Rocío López Guzmán, jefa del Depto. de Recursos Humanos y representa, además de los cargos antes mencionados; la Falta de ética y transparencia en el trabajo, conducta criminal y asociación delictiva dentro de una institución.

Es demencial este canino empecinamiento en fastidiar a los empleados; que ya han victimizado en dos ocasiones anteriores: El día doce de septiembre del presente los burócratas del estado recibieron la notificación del depósito de su quincena, sin embargo pasaron 6 días hasta que recibieron verdaderamente el dinero en sus cuentas de nómina. Posteriormente el día viernes 29 de septiembre encerraron a casi veinte empleados para que firmaran sus renuncias y los despidieron sin pagarles la nómina, ni un finiquito, situación que se dio a conocer en su momento.

 

Ante la acostumbrada ausencia de Enrique Manuel Márquez Almazán; no se puede sino especular el destino de ese dinero: ¿Ocupó Márquez Almanza el dinero del bono de los empleados para irse a Japón a una ridícula gira, con 6 piezas de la obra de Diego Rivera (Colección del Estado de Veracruz, que no tiene porqué andar trayendo él, a su antojo) o son sus infames achichincles los ladrones? De cualquier manera, no se puede calificar al director del IVEC, sino como un vacío ambulante de instrucción académica, inteligencia, experiencia y poder. Al verlo, al escuchar lo que ocurre en el Instituto Veracruzano de la Cultura, no me hace sino imaginarlo colgando con hilos del alto techo desvencijado del IVEC, o con un puño metido en su vano cuerpo, como un títere-guante… el mayor de los peleles que hemos tenido el desagrado de ver pasar como director de este Institución cultural. Se dice de él que hasta le falsifican la firma. Y que no alcanza a comprender lo que ocurre dentro de la institución cultural que “dirige”.

 

El proceder de los “funcionarios” del IVEC viene a contradecir el discurso sobre la transparencia de los recursos públicos en el estado de Veracruz del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

 

El capricho y la soberbia de esta jauría delincuencial, la inutilidad de Enrique Manuel Márquez Almazán como “director” del IVEC, le costarán muy caro al gobernador en las aspiraciones a la gubernatura de su hijo en el ya cercano 2018.