• Hoy es: miércoles, septiembre 19, 2018
  • 29 C

2018: Antecedentes y vigencia del crimen organizado y su protección oficial en México… (2ª Parte)

elmanifiesto.com.mx
mayo07/ 2018

CLAROSCUROS

 Josè Luis Ortega Vidal

(9)

La Secretaría de Marina pone un punto clave sobre una “i” esencial para entender la crisis de violencia, social, económica, política que vive el México de hoy.

Aunque incompleto, generalizado, corto en su difusión –se entiende que la SEMAR cuenta con mucha más información pero la guardaría por razones estratégicas- la afirmación de que sólo operan tres grandes cárteles en el 2018 resulta un señalamiento de suma trascendencia.

Dos sitios de internet acreditan versiones a la SEMAR en el sentido de que:

De acuerdo con un informe elaborado por el Instituto de Investigaciones Estratégicas de la Armada de México, la cultura de corrupción en el país y la estructura del Gobierno, han permitido al crimen organizado desarrollar sus actividades…”

 

En efecto la corrupción y la colusión históricas serían los vientres donde crecieron las células del crimen organizado que durante décadas trabajaron a la sombra del poder político y en fechas recientes –las últimas décadas del XX y lo que va del siglo XXI- se salieron de control y/o estallaron en su operatividad junto a la bomba de un régimen político que colapsó.

Para la Marina son tres los grandes cárteles que hoy operan en México: el de Sinaloa, los Zetas y el de Jalisco Nueva Generación. (1)

De acuerdo a esta información dada a conocer ayer domingo 6 de mayo, el histórico cartel del Golfo ha sido desplazado a una segunda categoría.

“El gobierno clasifica en cuatro categorías a las organizaciones criminales que operan en nuestro país: cárteles a nivel nacional, cárteles regionales, cárteles colectivos y organizaciones locales o células criminales.

A nivel regional, los cárteles que operan son: el Cártel del Golfo, La Familia Michoacana, los Caballeros Templarios y el Pacífico Sur. Mientras que los cárteles colectores están el de Juárez y de Tijuana y por lo que hace a organizaciones locales se tienen identificadas 202, en estados como Tamaulipas, Guerrero y la Ciudad de México.

El estudio denominado: “La Seguridad en México y la percepción social” detalla que el narcotráfico en México existe desde hace 100 años, y actualmente es un negocio ilícito global, por lo que la cultura de la corrupción en la sociedad mexicana y la estructura gubernamental, permitieron a las organizaciones iniciar sus actividades en una posición subordinada a las autoridades y golpeando en la legitimidad de las autoridades.” (2)

 

En el caso de Veracruz –no mencionado en las notas atribuidas a la SEMAR y difundidas en el periódico El Sol de México y en un canal de Youtube- operan el cártel del Golfo y los matazetas, quienes formarían parte del CJNG.

A éstos últimos se atribuyen cientos de asesinatos durante los últimos años en la entidad.

Uno de los más célebres crímenes del CJNG y su célula los matazetas en suelo veracruzano sería el de los 35 cadáveres arrojados frente al monumento a los voladores de Papantla sobre el bulevar que comunica a Boca del Río con la ciudad y puerto de Veracruz, el 21 de septiembre de 2011.

Dos camionetas fueron abandonadas con los cadáveres en sus bateas frente a la plaza comercial Las Américas y cerca del World Trade Center de Boca del Río, donde aquel día se llevaría a cabo el 11º Encuentro Nacional de Presidentes de Tribunales Superiores y Procuradores Generales de Justicia.

Arrancaba el segundo año de gobierno de Javier Duarte de Ochoa y la versión de que los Zetas habría operado ampliamente en Veracruz durante el sexenio de Fidel Herrera circuló y circula en ámbitos políticos y en la prensa local, nacional e internacional. (3)

A “la compañía” –pseudónimo de los Zetas- empezó a pelearles `La plaza` el llamado grupo de los matazetas, conformado por sicarios provenientes de Jalisco y delincuentes veracruzanos.

A ese grupo de ejecutores del CJNG se habrían sumado integrantes de cuerpos policiacos estatales,  de acuerdo a fuentes que resguardan su identidad por razones de seguridad.

¿Policías sumados al crimen organizado?

Sí, de acuerdo a las fuentes consultadas por el reportero y a la corrupción exhibida por investigaciones de la SEMAR.

(10)

 

“Producto de las luchas internas y el control de las rutas de trasiego, desde el 2000 a la fecha, aumentò en número de homicidios dolosos en México aumentaron (Sic). Durante el sexenio de Vicente Fox (2000-2005), sumaron 60 mil 44 homicidios dolosos; con Felipe Calderón (2006-2011) aumentó a 106 mil 98 homicidios lo que significa un incremento de 75.52 por ciento, y en el actual sexenio hasta el año pasado se tenían registradas 137 mil 462 homicidios que representan incremento de 68.58 por ciento comparado con el periodo de 2000 a 2005”, señala la información atribuida a la SEMAR.

(11)

Estos datos, no obstante, muestran apenas una de las cabezas de la hidra.

Durante los meses que lleva el proceso electoral para el relevo de la presidencia de la República -–oficialmente puesto en marcha en septiembre del 2017-  la consultora Etellekt llevaba contabilizadas 173 agresiones directas a políticos y al menos 78 asesinatos, hasta el 8 de abril del 2018. (4)

La tétrica cifra se mueve en forma constante.

El tres de mayo fue ejecutado a balazos el alcalde de Pacula, Hidalgo, Alejandro González Ramos, quien tomó cargo de la presidencia municipal apenas en el 2016 para un período de cuatro años.

Ayer, seis de mayo, fue atacada a balazos la casa de Eduardo Fuentes Naranjo, alcalde suplente y regidor primero -bajo las siglas del PRD- en Cárdenas, Tabasco.

Como resultado del ataque murió su hijo.

En Cárdenas hay una disputa política que involucra directamente a Fuentes Naranjo pues el presidente titular, Rafael Acosta León, solicitó licencia para buscar su reelección y el cabildo negó el acceso a la silla presidencial de su suplente para ceder el sitio al secretario del Ayuntamiento.

(12)

En Veracruz, durante el gobierno de Miguel Angel Yunes Linares han ocurrido varios acontecimientos de violencia extrema y de trascendencia nacional, vinculados a la complicidad o enfrentamiento entre el poder institucional y la delincuencia organizada.

Refiero uno: el asesinato del alcalde electo de Hidalgotitlán, Santana Cruz Bahena, el 20 de noviembre del 2017, a 41 días de tomar protesta –por segunda ocasión- como primera autoridad de su pueblo.

A Cruz Bahena lo mataron a domicilio.

Decenas de sicarios arribaron a la cabecera de Hidalgotitlán y se dirigieron a la calle Azueta del barrio Central.

Ahí, sin más, “cocieron” a balazos al edil electo sembrando el terror en la comunidad y marchándose en medio de la más absoluta impunidad.

A la fecha no hay detenido ni aclaraciones sobre el caso.

Sólo se menciona de forma insistente que el asesinato estaría ligado al robo de huachicol.

Es importante resaltar que Hidalgotitlán forma parte del valle del Uxpanapa, una tierra inhóspita que une –vía la selva que le caracteriza- a los estados de Veracruz, Chiapas, Oaxaca y Tabasco.

CONTINUARA…

 

  1. https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/tres-grandes-carteles-controlan-el-trafico-de-drogas-en-el-pais-marina-1665090.html
  2. https://www.youtube.com/watch?v=aEwT4IoD1aU
  3. https://www.proceso.com.mx/282300/veracruz-zona-de-terror
  4. http://cnnespanol.cnn.com/2018/04/11/la-violencia-sacude-las-elecciones-en-mexico-78-asesinatos-a-politicos-en-siete-meses/

Etiquetas: ,