Por Enrique Quiroz García | Mecayapan, Ver. – “Lo que me comentó mi hermano es que él andaba tomado -sí lo admitimos- que andaba por el parque en alta velocidad y un señor me dice que les gritó (a los policías): ¡déjenlo” ¡Está borracho! Pero la policía le gritó: ¡Hey detente! Y como no le hizo caso, mi hermano se fue de largo y el comandante les dijo a los policías: ¡corretéenlo y atrápenlo! Entonces pensó mi hermano en ir a la casa de un hermano a refugiarse…Entonces no llegó a donde vive mi hermano porque hay un pedazo de terracería, agarró adonde la terracería y resultó que se cayó, la llanta de la moto…ahí fue donde lo alcanzaron y pues la verdad mi hermanito ya no recuerda más; la policía ya le había disparado, pero sin ninguna causa”, refiere en exclusiva para elmanifiesto.com.mx la hermana de Juan Carlos Alfonso Martínez, de 22 años de edad, de oficio jornalero, específicamente en el corte de piña, nos narra su familiar quien pide se omita su nombre.

 

 

Estos hechos se suscitaron la noche del pasado miércoles en la cabecera municipal de Mecayapan, uno de los cuatro municipios que forman parte de la sierra de Santa Martha, región indígena cuyas lenguas maternas popoluca, zoque y náhuatl los distingue, lo mismo que la pobreza, la marginación y la migración a estados del norte del país o en busca del ansiado sueño americano.

 

 

Este reportero busco la versión oficial en la síndica única Heidi Bautista Bautista, la que de manera tajante se negó a comentar sobre el tema. Se buscó la opinión del alcalde Bulfre Alfonso Bautista, pero éste, como ya es normal, no estaba en sus oficinas. Caminamos sobre la calle de la comandancia de la Policía Municipal, sin embargo, permanecía cerrada y, sólo apreciamos el rondín de patrullas de la policía estatal y una patrulla de la Fuerza Civil.

 

 

En el palacio de Mecayapan se sintió el vació de poder y los comentarios en torno a los últimos gobiernos, superados en la tragedia y el cinismo por el gobierno del señor Bulfre Alfonso Bautista, y su sequito, así como la actitud déspota de la señora Heidi Bautista Bautista, apoderada legal del ayuntamiento, el regidor único mantuvo su oficina bajo llave como casi siempre.

 

 

Los comentarios del pueblo en torno a los últimos gobiernos en Mecayapan lo resumen de la siguiente manera:

  1. Inocente Hernández Hernández dejó un palacio mal hecho, el piso se levantó y el domo al lado del panteón no soportó los primeros vientos y se derrumbó, y así luce hasta hoy.
  2. Jesús Cruz Hernández y sus constantes escándalos amorosos no se comparan con…
  3. El gobierno del señor Bulfre Alfonso Bautista, cuyos policías municipales persiguen a los ciudadanos y una vez detenidos los balean como si fueran presa de caza.

 

Juan Carlos pasó en su motocicleta por el parque, quemó llantas y eso propició la persecución y la agresión a balazos por parte de los policías comandados por el exmilitar Cirilo Santiago Jerónimo. Lo inconcebible, lo paradójico comentan ciudadanos, es que la persecución de los policías se dio en una ambulancia cuyo objetivo es salvaguardar la vida los ciudadanos.

 

Así se gobierna en Mecayapan:

 

A balazos.

 

Los policías -hoy prófugos de la justicia- no saciaron su bestialidad con haber baleado en la pierna derecha a Juan Carlos, un mototaxista de nombre René Salas Bautista, al intentar defender a Juan Carlos también recibió la ira de los gendarmes, ambos jóvenes hoy están internados en el Hospital Regional de Tonalapan. Los dos fueron heridos de bala.

 

En ambulancia policías persiguen y disparan a ciudadanos de Mecayapan.

René no estaba tomado, sólo quiso evitar una injusticia y recibió balas que lo convirtieron en víctima de los guardianes del orden de Mecayapan.

 

“Mi mamá fue en la noche después de lo sucedido y el alcalde le dijo que él no sabía, pues porque no andaba con los policías”, refiere la hermana de Juan Carlos.

 

– ¿Qué más le dijo el alcalde? –cuestionamos a la entrevistada-.

 

-Le contestó que no sabe, así le contestó.

 

Juan Carlos Alfonso Bautista es sobrino del alcalde Bulfre Alfonso Bautista,

 

– ¿El ayuntamiento se va hacer cargo de los gastos médicos de su hermano? –Preguntamos a la hermana de Juan Carlos?

 

 

-La verdad en este momento no ha venido a acceder en nada, nosotros no tenemos ningún abogado, somos de familia humilde; no le debemos a nadie del pueblo, a nadie…

 

– ¿Su hermano portaba armas?

 

-No. Tenemos la inconformidad de que ellos dicen que mi hermano portaba armas, hace rato en el periódico dijeron eso…

 

Seguramente esta historia derramará más tinta y esperemos que no más sangre y no más impunidad…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.