Por Enrique Quiroz García | Piedra Labrada, Municipio de Tatahuicapan, Ver. – “Hay un cáncer que está afectando el tejido social de nuestro país”, expresó el maestro Esteban Bautista Hernández, presidente municipal de Tatahuicapan, ante los representantes de las 23 comunidades congregados en Piedra Labrada, durante la apertura de la ponencia Las elecciones de 2018, impartido por el profesor Rubelio Fernández Dorado, hombre forjado en la lucha social, crítico acérrimo del sistema político en México y defensor de los derechos humanos, que estuvo acompañado de la maestra Melissa Herrera Torres.

 

 

Me enfilo en mi Volkswagen hacia Piedra Labrada, en la punta de los cerros se forman sombreros blancos, en tanto, los árboles unen sus ramas sobre el asfalto. El aire es fresco. En el cielo, las nubes forman figuras caprichosas, cuyos coloridos resaltan con los rayos del sol.

 

 

Me detengo en algunas ocasiones, porque obreros maniobran máquinas pesadas que levantan el asfalto que será renovado.

 

 

En Tatahuicapan y sus comunidades tienen mejores caminos y carreteras que en la parte baja -Explico a mi compañera- Esto es resultado de la lucha que por muchos años han emprendido líderes como el maestro Esteban Bautista, añado al comentario, mientras espero que los obreros terminen de maniobrar y me den luz verde para continuar mi viaje hacia el lugar sede de este encuentro histórico del maestro Rubelio Fernández Dorado con hombres y mujeres líderes naturales de las comunidades.

 

 

Las elecciones de 2018, es un análisis del proceso electoral que deja muchas aristas al aire y, que el maestro Rubelio Fernández Dorado aterriza apoyado en la crítica dialéctica del devenir histórico de nuestro país, que suma la lucha de los ferrocarrileros, los médicos, los estudiantes de la UNAM, Politécnico Nacional, la lucha armada, en las décadas de los años 50s, 60s y 70s. Empero que va más allá del proceso electoral de 2018, en donde la lucha social recoge el fruto en los resultados a favor de Andrés Manuel López Obrador a través del partido político MORENA.

 

Podemos valorar los resultados de la elección del 2018 de dos formas, se cuestiona Rubelio:

Uno. – Se vivió el triunfo electoral más aplastante y,

Dos. – Tuvieron que pasar 100 años para que el pueblo hiciera valer su voto.

Se responde:

Lo que ha estado vigente es un sistema electoral fraudulento en el que ha jugado un papel principal el corporativismo o control corporativo del Estado sobre todos los partidos políticos.

 

 

Rubelio da un repaso a la historia de los fraudes en México y, cita el fraude que se vivió en el 1988 en contra de Cuauhtémoc Cárdenas e incluso en contra del mismo López Obrador. Empero, reflexiona que:

 

 

“Lo que se establecerá es un nuevo gobierno de un Estado Capitalista. Denominaciones como la de gobierno popular son engañosas, pues ocultan su carácter de clase que es burgués (…) El poder sigue intacto en manos de la oligarquía, de los grandes burgueses, y del imperialismo …Es decir, no cambia el sistema capitalista de explotación que predomina en México desde los años 70 del siglo XIX. Si se piden nombres: Carlos Slim, Germán Larrea y una o dos docenas más”, enfatiza Fernández Dorado.

 

Encarrilado en su discurso, Rubelio, desestima la Cuarta Transformación de la que habla López Obrador tras su victoria:

 

 

“AMLO habla mucho de la Cuarta Transformación comparando su triunfo a las tres grandes revoluciones del pueblo de México, eso es absolutamente falso y demagógico. Independencia, Reforma y Revolución son hechos heroicos inconmensurables. Lo que se esconde detrás es hacer tragar la idea de que una nueva revolución armada no es necesaria, que “ya se hizo sin disparar un solo tiro…la copiosa votación fue producto del hartazgo que vive el pueblo: 650 mil asesinados, 32 mil desaparecidos y aproximadamente 2 millones de desplazados…Según declaración del propio AMLO: “En materia económica se respetará la autonomía del Banco de México. Habrá disciplina financiera y fiscal. Se respetarán los acuerdos contraídos con el sector privado. No habrá expropiación de bienes”.

 

 

¿Cuáles son estos compromisos que se respetarán? –Se cuestiona Rubelio.

 

 

La deuda de 10.7 billones que hipoteca al país. La privatización de las empresas antes del Estado, incluyendo ahora a PEMEX y a la CFE. La privatización y extranjerización de los bancos y el sistema financiero del país. Respeto y ampliación a todo el país de las Zonas Económicas Especiales. –Se responde.

 

 

Y añade:

 

 

“Entonces ¿nada ha cambiado, es igual que con el PRIPANPRD?

 

 

El pequeño salón guardó un silencio profundo.

 

 

Hombres y mujeres escucharon, algunos de ellos, celular en mano videogrababan la ponencia, mientras Rubelio Fernández Dorado, palabra a palabra despertaba la conciencia social y daba identidad de clase a los congregados.

 

 

Las autoridades convocantes a esta charla política, hablo específicamente del profesor Esteban Bautista Hernández, que, a diferencia de otros políticos y alcaldes, es un hombre de ideales y luchador social que evidentemente busca que su pueblo, que los pueblos estén conscientes del papel que la historia les ha conferido.

 

 

La lucha aún no acaba.

 

 

La lucha aún no termina.

 

 

MORENA es la izquierda de la derecha, sentencié en algún momento en una charla de café durante el proceso electoral pasado. Lo que significa, añadí, que, si bien es cierto que recoge el sentimiento de lucha de los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón, la finalidad en este movimiento es la permanencia del poder arropado por otras siglas políticas.

 

 

Rubelio Fernández Dorado reflexiona:

 

 

“No estamos en la posición de apagar el entusiasmo por el triunfo alcanzado o de negar el derecho a la esperanza. Los triunfos impulsan la energía a seguir adelante en pos de más altas cumbres. Compañeros: debemos de presionar o exigir que AMLO cumpla lo que ha ofrecido, en sus documentos y declaraciones es una de las cosas por hacer, pero lo principal para nosotros es continuar creciendo nuestras organizaciones democráticas independientes, no corporativas. Luchar por la solución a las demandas y respeto a las conquistas. Impulsar toda acción de masas para impedir el fracking. Defender nuestra agua y nuestros ríos” …

 

Rubelio Fernández Dorado se formó como maestro de educación primaria en la Escuela Nacional de Maestros a mediados de la década de los 50`s. En aquél tiempo, había secundaria y profesional (seis años en total) Ingresó a tercero de secundaria porque fue expulsado junto con su maestro y asesor Othón Salazar Ramírez de la Escuela Secundaria Anexa a la Escuela Normal Superior de México, por defender a un grupo de alumnos de actos arbitrarios del Director, siendo el primer Secretario General de esa escuela recién fundada. Participa en la huelga de la ENM de 1956. Dirigió la solidaridad de los normalistas con las huelgas, paros, marchas y la guardia permanente de los maestros othonistas del Movimiento Revolucionario del Magisterio (1956 hasta 1960). Se forjó como «maestro huelguista» que como profesor de grupo. Fue Secretario General de la Nacional de Maestros en el año de 1959.La historia de lucha del profesor Rubelio es extensa, hoy a su legado se le suma su visita a la sierra de Santa Martha, cuyo anfitrión y luchador social es el profesor Esteban Bautista Hernández.

 

 

En Tatahuicapan, la historia por la concientización social se escribe a través de la teoría y la praxis.

 

 

Tatahuicapan es un pueblo revolucionario.

 

 

Consciente de su papel que la historia le ha asignado.

 

 

La lucha aún no termina, ganó AMLO, ganaron los grandes capitalistas, nacionales y extranjeros, a través del voto del pueblo.

 

 

Andrés Manuel López Obrador, tendrá que cumplir a los mexicanos, porque como decía Marx: La violencia es la comadrona de la historia…y, el pueblo aún no ha parido…