• Hoy es: sábado, noviembre 17, 2018
  • 23 C

Diputados quedaron sin fuero

elmanifiesto.com.mx
septiembre03/ 2018
[Columna Bitácora Política] 
Por Miguel Angel Cristiani G.
A partir de los primeros minutos de este sábado 1 de septiembre, entró en funciones la Cámara de diputados federal, con lo que los hasta ese momento diputados y diputadas protegidas por el fuero constitucional, quedaron en la posibilidad de ser llamados a rendir cuentas como cualquier ciudadano.
Luego de que durante los últimos años estuvieron bajo la protección del fuego constitucional, algunos de los legisladores veracruzanos, que estuvieron a punto de ser desaforados para ser juzgados ante la ley por su participación en las llamadas empresas fantasmas, pero que finalmente las acusaciones se congelaron en las comisiones para no ser turnadas al pleno.
Pero ese manto protector se acabó el pasado sábado en que dejaron de ser “representantes populares” con fuero protector.
En la lista de funcionarios que tendrían que haber sido llamados a cuentas, para aclarar los desvíos multimillonarios a empresas fantasmas, se encuentran Alberto Silva Ramos, Edgar Espinoso, Moisés Mansur Cisneros, Antonio Tarek Abdalá, Adolfo Mota Hernández, Noemí Guzmán Lagunes, Javier Nava Soria, Jorge Carvallo Delfín, entre otros.
Hay que recordar que de acuerdo con los reportes y señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación, fueron más de 45 mil millones de pesos los que desaparecieron de las distintas dependencias de la administración encabezada por Javier Duarte de Ochoa.
Aunque también ya se sabe, que una vez pasadas las elecciones, se dio a conocer que Javier Duarte de Ochoa podría quedar libre de las acusaciones de la Procuraduría General de la República por la deficiente integración en los expedientes y pruebas.
¡Hágame usted el grandísimo favor! Como si los funcionarios de la PGR fueran tan incapaces para integrar y llevar un caso de tal importancia.
Lo que vendría a confirmar las sospechas de que todo el asunto de Javier Duarte y sus secuaces responsables del mayor saqueo a las arcas del gobierno del estado de Veracruz, fue en realidad una farsa mediática para aparentar que se estaba procediendo en contra de los responsables, aunque hasta la fecha, el único que está en la cárcel -por delitos menores que incluso le podrían permitir quedar en libertad- es el ex gobernador veracruzano.
Pero si existió ese acuerdo, pacto o negociación con las autoridades federales del gobierno de Enrique Peña Nieto, también es cierto que todavía están las denuncias presentadas a nivel estatal por el gobierno de Miguel Angel Yunes Linares, no solo en contra de Javier Duarte, sino incluso también contra su esposa Karime Macias Tubillas a quien se solicitó su extradición.
Por lo que respecta al resto de los funcionarios que saquearon y se llevaron todo lo que pudieron, los procesos y acusaciones está abiertos en la Fiscalía Estatal, entonces, no sería nada extraño que en los próximos días, empezaran a darse a conocer la captura de los ex funcionarios de cuello blanco, que están embarrados hasta el cuello, en los desvíos millonarios de las empresas fantasmas.
Hasta ahora, la percepción que existe entre la mayoría de los veracruzanos, es que la captura y encarcelamientos del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, fue parte de un pacto y estrategia política, para tratar de reivindicar al sexenio de Enrique Peña Nieto que no pudo quitarse la pesada losa de la corrupción.
Es por ello que nunca antes en la historia moderna del país un presidente dejaba su mandato con una desaprobación ciudadana tan alta.
En la más reciente encuesta de opinión sobre el actuar del presidente Enrique Peña Nieto se evidenció la absoluta desaprobación de los mexicanos a su mandato, que llega a su fin con el nivel más bajo, el peor de todos, con el 71 por ciento.
Apenas hace unos días, Parametría presentó una encuesta donde se observa la percepción mexicana: el mandatario terminará su administración con una brutal desaprobación del 71 por ciento, la peor de todas.
También este domingo 2 de septiembre se entregó el quinto Informe del presidente Enrique Peña Nieto. Este año estuvo marcado por manifestaciones contra el aumento a la gasolina; la extradición de El Chapo Guzmán a Estados Unidos y la detención de tres ex gobernadores, entre ellos Javier Duarte de Ochoa.
Respecto a la evaluación del mandatario mexicano podemos ver que de acuerdo con la revisión histórica de las encuestas realizadas por Parametría, en enero de este año hubo un porcentaje histórico de ciudadanos que dijeron desaprobar el trabajo realizado por Peña al llegar a 84% quienes así lo manifestaron. De marzo a junio de 2017 vemos una recuperación al subir el porcentaje de los que dijeron aprobar su labor y disminuyeron quienes lo desaprueban; sin embargo, en el último registro de julio del presente, nuevamente hay un repunte en la desaprobación y un descenso en la aprobación del Ejecutivo federal.
Actualmente, la aprobación del mandatario se encuentra en 21%, mientras que la desaprobación en 75%. Ello a pesar de que ámbitos como el económico no registran cambios negativos que puedan influir en la opinión pública. Llama la atención que 56% de los mexicanos diga que desaprueba “mucho” la gestión de Peña, ya que ello tiene que ver con intensidad en el desacuerdo en la forma en cómo el presidente realiza su trabajo.
En fin, que los diputados que tenían fuero, ya no lo tienen y ahora solamente resta esperar a ver que es lo que sigue en este nuevo episodio de la serie de Nexflix “El Estado Abundante que me robé”.
Contáctanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru
Etiquetas: ,