• Hoy es: domingo, agosto 25, 2019

DE PINOCHO A RAMOS ALOR, DE RAMOS ALOR A CUITLÁHUAC GARCÍA JIMÉNEZ Y VICEVERSA

elmanifiesto.com.mx
agosto15/ 2019

*Asegura el Secretario de Salud en Veracruz que estamos mejor que Cuba, con mejores hospitales y médicos que cualquier hospital de Latinoamérica…

 

El Escarabajo Roto

 

Por Enrique Quiroz García

 

El bufonesco secretario de salud en Veracruz Roberto Ramos Alor estuvo en Tatahuicapan. Tatahuicapan es considerado uno de los municipios del sur de Veracruz más conscientes y combativos en lo que a lucha social se refiere; las historias en esta parte de la sierra de Santa Marta son innumerables y de valía histórica.

 

 

Roberto Ramos Alor llegó a “inaugurar” por segunda ocasión el Centro de Salud de Servicios Ampliados (CESSA), la primera vez fue inaugurado por el ex gobernador del Estado Miguel Ángel Yunes Linares. Empero, en aquella ocasión, se le olvidó al ex gobernador y al ex secretario de salud, introducir el agua potable, la luz y el drenaje al recién construido edificio, servicios sin los cuales no pudieron echar andar el centro médico, hoy el agua potable y la luz fueron introducidos por el alcalde Esteban Bautista Hernández. Empero, al edificio aún le falta el servicio de drenaje, ya que, cuanta sólo con fosa séptica.

 

 

Bien, no nos metamos en ese estercolero, vayamos mejor a las flatulencias del bufón de barrio Roberto Ramos Alor. En su convulso discurso, el secretario de salud halagó el edificio iniciado en el sexenio del ex gobernador de Veracruz –hoy presidiario- Javier Duarte de Ochoa y concluido y “entregado” al pueblo de Tatahuicapan por Miguel Ángel Yunes Linares. Ramos Alor aseguró que gracias a los “esfuerzos” de “San Cuitláhuac” –refiriéndose al gobernador- éste centro de salud era una realidad, vertiendo melosas palabras en torno a su arquitectura y presumiendo a nivel de locura que ni Cuba cuenta con médicos y hospitales como Veracruz, porque en materia de salud Veracruz es casi el “paraíso”, todo gracias al gobernador Cuitláhuac García Jiménez. Al mitómano secretario de salud se le olvidó que el Centro de Salud que recién inauguraba le falta el servicio de drenaje; pero el incontenible funcionario de la 4T siguió alardeando como si estuviera en una vendimia de feria.

 

 

Durante su intervención Ramos Alor era abucheado por algunas mujeres y hombres apostados frente al templete en el que además de estar autoridades municipales se encontraba la diputada local Magali Armenta. Y es que el gobierno de la 4T no tomó en cuenta a uno de los líderes, pionero de la lucha que culminó en la construcción del CESSA, me refiero al profesor Lino. Empero, el profesor Esteban Bautista Hernández, reconoció el trabajo de éste y enfatizó:

 

 

“Nosotros introdujimos el agua potable, la energía eléctrica ya era parte del contrato. Aquí se van atender todos los compañeros. (…) Hago un reconocimiento público a todos los hombres y mujeres que lucharon, el compañero, profesor Lino, estuvo en la vanguardia de esa lucha, el profesor es un aliado del desarrollo, es un aliado de la administración, es un aliado de Tatahuicapan”, estas palabras del alcalde de Tatahuicapan fueron respaldadas por los indígenas congregados.

 

 

Lo anterior obligó a Ramos Alor a ceder un espacio al profesor Lino para que externara unas palabras, el profesor Lino ni tardo ni perezoso arremetió en contra de Roberto Ramos Alor y en contra de la diputada Magali Armenta, a quien le reprochó públicamente que nunca le contesta ni llamadas ni mensajes.

 

 

Resulta curioso que, por un lado Roberto Ramos Alor lance calificativos tales como; corruptos, a los ex funcionarios prianistas, que además de demostrar reiteradamente ser pillos, -la inmoralidad de los gobiernos anteriores no está en discusión- sin embargo, en su frágil discurso, el secretario de salud, por un lado aplaude la herencia de los gobiernos anteriores –camisa con la que hoy se viste- y por otro lado los critica y sale a dar la cara ante el pueblo como si las obras que se encuentran inaugurando hubiesen sido gestionadas y edificadas por su gobierno, porque además al ser cuestionado por un servidor declaró que los centros de salud, hospitales y casa de salud que está inaugurando su gobierno es herencia de los gobiernos anteriores, es decir, su gobierno está cosechando la lucha del pueblo organizado que exigió a los funcionarios prianistas obras para el pueblo, Tatahuicapan es ejemplo de ello, así como Soteapan con el CESSA que aun no se acaba de concluir. En ese sentido, ¿Roberto Ramos Alor sentará a su diestra a los líderes Antorchistas que gestionaron el CESSA en Soteapan?

 

 

Sí, es correcto amable lector.

 

 

Nadie discute la inmoralidad de los gobiernos anteriores, empero, no es un acto de inmoralidad el vestirse con camisa ajena y no reconocer al menos que las obras que el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez está inaugurando es herencia de los pútridos prianistas.

 

 

Miente el secretario de salud Roberto Ramos Alor.

 

 

No hay médicos ni medicamentos en la mayoría de los hospitales públicos en Veracruz.

 

 

La mentira pareciera ser una constante en el gobierno de la Cuarta Transformación, por ejemplo, la señora Deisy Juan Antonio dice haber gestionado los Rayos X para el Hospital General Miguel Alemán Oluta-Acayucan, cuando este aparato médico fue otorgado por gobiernos anteriores y la empresa encargada de instalarlo incumplió, es decir, no hubo inversión de los ayuntamientos para la activación de los Rayos X en dicho nosocomio. Los apoyos otorgados al nosocomio, por ejemplo, los más de 6 climas que entregó el alcalde de Texistepec, fue un apoyo del gobierno del ingeniero Saúl Reyes Rodríguez para fortalecer el servicio a los pacientes. Empero, parece ser que tanto el gobernador de Veracruz Cuitláhuac García Jiménez, el secretario de salud Roberto Ramos Alor y la señora Deisy Juan Antonio, que se dice legisladora, fueron destacados alumnos de Pinocho.

 

 

 

Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: