Como ella, muchos ancianos y niños indígenas de Sayula se les ve transitar en la vorágine de la ignominia y el olvido: los invisibles.
Por Enrique Quiroz García | El Manifiesto