• Hoy es: martes, julio 7, 2020

¡JOSÉ ANTONIO YA FUE SEPULTADO!…

elmanifiesto.com.mx
junio18/ 2020

* El padre no fue al entierro de su hijo.
*El padrastro no fue al entierro de su entenado.
* Suena la trompeta que rompe las pupilas y hace sangrar el alma.
Por Enrique Quiroz García | El Manifiesto | Acayucan, Ver.- José Antonio ya fue sepultado. Con él, las paladas de tierra intentan sepultar un caso más de desintegración familiar en México. Muy poca gente acompañó el cortejo fúnebre: hombres y mujeres flores en mano y cabeza en el suelo, trataban de responderse -seguramente- el por qué de tanta brutalidad y locura. El por qué ensañarse con un niño de 10 años hasta agotar su último suspiro. Los mariachis acompañaron la carroza fúnebre en cuyo interior iban la madre y sus dos hijos de 11 y 8 años de edad.

Te vas ángel mío
Ya vas a partir…

 

Suena la trompeta que rompe las pupilas y hace sangrar el alma.

 

Muy poca gente acompaña el cortejo fúnebre: hombres y mujeres de los cinturones marginales de Acayucan blindan el cuerpo de José Antonio. La carroza deja la colonia El Fénix, se incorpora en la avenida Juan Sarabia; lento, despacio, en cámara lenta, como aletargando el adiós de este mundo. Cuando pensaba que el recorrido al panteón Dolores continuaría por la Juan Sarabia con 20 de noviembre -donde fue encontrado el cadáver de José Antonio- éste, esquiva pasar por el lugar del crimen, donde José Antonio vio reflejada por última vez, su propia historia de abandono y soledad, en aquella casa abandonada, llena de maleza y podredumbre.

 

 

Ojalá pudiera devolver el tiempo
Para verte de nuevo
Para darte un abrazo
Y nunca soltarte
Mas comprendo que llegó tu tiempo
Que Dios te ha llamado
Para estar a su lado
Así él lo quiso
Pero yo nunca pensé, que doliera tanto…

 

 

Los mariachis rasgan las cuerdas del corazón de Acayucan…

 

Los vecinos salen a la calle al paso de la carroza, algunos se persignan, otros amagan con llorar…Todo es consternación y reclamo de justicia…

 

 

El cuerpo de José Antonio arriba al panteón municipal de Acayucan. Sube lentamente la carroza la calle Dolores. La madre baja de la unidad junto con sus dos hijos: una niña y un niño. Los empleados de la funeraria bajan el féretro y lo depositan en la plancha mortuoria, donde, la hermana de José Antonio se lanza a la parte frontal del ataúd y llora la muerte de su hermano. La madre abraza a la hija. Sobre el cristal de la caja alguien ofrendó una golosina para José Antonio. José Antonio ya no probará el dulce sabor de aquel obsequio, sino la tierra eterna, agreste y libre que lo acoge.

 

El padre de José Antonio no fue al entierro de su hijo.
El padrastro de José Antonio no fue al entierro de su entenado.

 

 

José Antonio nació en una familia desintegrada, como las miles de familias que produce esta sociedad cuyos gobiernos omisos e indolentes necesitan para los tiempos de campaña.

 

 

Tras enterrar al menor, el DIF Municipal de Acayucan resguardó a los dos hermanos de José Antonio. Una niña de 11 años y un niño de 8 años de edad. La Maestra Rosalba Rodríguez Rodríguez, presidente del DIF Municipal, anunció que, el departamento jurídico del Ayuntamiento formalizará una denuncia contra quién o quiénes resulten responsables de la violencia ejercida contra José Antonio y sus hermanos, ya que, la tarde de este miércoles circuló un video en el que el menor fallecido y su hermana denunciaron ser violentados por su padrastro Cipriano López. Desgraciadamente el video no fue hecho circular antes de que la tragedia alcanzara al menor.

 

Cientos de niños nacen y crecen en familias desintegradas y en extrema pobreza. Son caldo de cultivo para los depredadores y los explotadores de estos infantes que salen a la calle bajo la complacencia de sus padres. Es cotidiano ver, no a uno ni a dos menores en los cruceros de las ciudades subdesarrolladas de este país dependiente y tercermundista, cuyo gobierno federal lo único que le aflige, es darle continuidad a un proyecto romántico que nació muerto y que embadurna la desdicha de los mexicanos en discursos demagógicos de democracia y justicia social, pero que sabe y apesta a más de lo mismo que hemos vivido por más de 70 años. Descansa en paz, José Antonio.

Etiquetas:
    A %d blogueros les gusta esto: