• Hoy es: lunes, octubre 26, 2020

AMLO viaja a Washington.

elmanifiesto.com.mx
julio06/ 2020

La mano del metate

Por Mario Galindo
El presidente Andrés Manuel López Obrador, desde el inicio de su gobierno anunció que estaría muy ocupado arreglando la casa y debido a ello no acudiría a visitar a vecino alguno, ni a fiestas o reuniones de los amigos y conocidos más industrializados, lo que le valió múltiples críticas por el aparente desdén hacia la política exterior.
Cuando fue necesario delegó prácticamente toda la responsabilidad en la figura de Marcelo Ebrard como secretario de relaciones exteriores, de los viajes y negociaciones con líderes y gobiernos de otros países, para lograr acuerdos y hasta “periplos” para el rescate de un presidente derrocado, quien gracias a sus habilidades demostradas y al talento para comunicarnos sus hazañas se ganó el calificativo de “el súper secretario”.

En días pasados el presidente sorprendió con el anunció de que visitará Washington, para reunirse con el presidente Donald Trump, el supremacista blanco al que AMLO dedicara el libro “OYE, TRUMP” y por supuesto, las reacciones no se hicieron esperar, tanto de quienes el presidente llama adversarios como también de militantes de su partido y gente que simpatiza con el presidente y su manera de llevar el gobierno. Las principales razones de las críticas son por un lado que estamos en lo que parece ser el momento más álgido de la pandemia del covid-19 en nuestro país y por otro, la que más le echan en cara quienes abiertamente están en contra del gobierno de AMLO es que según parece está arrodillándose igual que su antecesor Enrique Peña Nieto cuando invitó y recibió a Trump en plena campaña electoral estadounidense, igual como se encuentra ahora que busca su reelección.

Existen algunos puntos que debemos recordar y destacar, 1.- en aquella ocasión Donald Trump no era jefe de estado, era apenas un millonario grosero, vulgar, racista y misógino que buscaba llegar a la casa blanca y que con tales atributos la mayoría jurábamos no lograría, en cambio Peña Nieto si era nuestra máxima autoridad. 2.- El Lic. Andrés Manuel en su calidad de “suspirante a la silla presidencial” era obvio que señalara y enjuiciara casi cualquier acción de Peña, y/o declaración de Trump para atraer más adeptos y porque ambos personajes siempre se pusieron como se dice coloquialmente “de pechito” para indignarnos y reírnos de sus acciones.
Finalmente Trump si llegó a la casa blanca y López Obrador a Palacio Nacional, ya no puede decirle “¡Oye Trump!” como si pretendiera o pudiera decirle cómo actuar y tratar a los mexicanos y migrantes, nos guste o no es el presidente del país más poderoso y con el que tenemos la mayor relación comercial, también conocemos el carácter de Trump y que si el tipo se sulfura nos puede descarrilar en el momento que él quiera; AMLO viajará para quedar bien con él, sí, viajará para hacerle el caldo gordo a la campaña del presidente republicano que busca reelegirse.
El presidente Andrés Manuel López Obrador nos guste o no, es un líder moral para una parte importante de los latinos que en los estados unidos representan casi el 20% de la población y la mayoría son mexicanos, por supuesto que la visita de AMLO a Trump le será de mucha ayuda con esa parte del electorado a la que señalaba de asesinos y violadores.

¿Porque lo hace?
el poderoso hizo “una oferta que no se podía rechazar”.

-De seguridad nacional es la conducta de no confrontarte de forma bravucona con quien te puede aplastar.

¿Se está rindiendo a sus pies o sólo cumple con su deber diplomático?
Es una lucha permanente entre la fuerza y la inteligencia, entre David y Goliat.

¿Es un buen o mal momento?

Simplemente tiene que hacerlo, si escupió hacia arriba no importa, lo que importa es que lleva a cuestas a un país y un tratado internacional (T-MEC) firmado por su antecesor y que entró en vigor el pasado día primero de julio y que si bien tal vez el más beneficiado no será México, un rompimiento con dicho acuerdo sería desastroso para nuestro país y más aun con la situación actual, como quiera que sea el gobierno de AMLO según parece ha logrado una mejor relación que la del gobierno pasado, así que después de que Trump era una mala noticia para México, ahora parece ser que nos conviene que se reelija.

El presidente se juega su imagen política en esta visita.
Todos sus detractores estarán apostando que sea una visita ruinosa, que Trump lo “trompee” y él no meta las manos.
Sus adeptos estarán poniendo veladoras a san Isidro Bendito para que amarre al animalito (Trump).
Aquí, en esta visita se juega la imagen nacionalista del presidente.
Debe llevar en su repertorio posibles respuestas a un individuo que sólo busca su beneficio personal.

La política exterior
que delegaba en Marcelo
ahora cabalga a pelo
por fin viajará Obrador.
No es el momento mejor
pero trepará al avión
para atizarle el fogón
al presidente de USA
se acabaron las excusas
debe quedar bien con Trump.

Etiquetas: