• Hoy es: jueves, agosto 6, 2020

¡Ya pasó el susto!…

elmanifiesto.com.mx
julio10/ 2020

Por Mario Galindo
Una turba de comentarios en contra y a favor revoloteaban por todos lados pero independiente de si estaba bien o mal que el presidente de México viajara a los Estados Unidos, lo que era una realidad es que aun los más optimistas seguidores del presidente sabían el riesgo de algún roce con su homólogo y hasta la posibilidad de que el evento se convirtiera en un desastre.

Escoltado por la ayudantía salió de palacio nacional rumbo al aeropuerto en el jetta color blanco que utilizó en la campaña, con medios de televisión siguiéndolo durante el trayecto al AICM expectantes del viaje a Washington.
En vuelo comercial despegó rumbo a Atlanta, dónde al aterrizar personal de aduanas y protección fronteriza llegó a su encuentro hasta el asiento que ocupaba, para asegurarse de que fuese el primero en bajar del avión, y no como se manejó de primera mano en algunos medios que señalaban que había sido bajado del vuelo por protocolos de seguridad de Estados Unidos, para posteriormente dirigirse a Washington.

Por fin se llegó el día y los Presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump emiten mensaje conjunto en los jardines de la casa blanca. El presidente Trump, agradeció la visita y dijo sentirse halagado de que la primera salida al extranjero del mandatario mexicano haya sido a la casa blanca.
El presidente Trump, dijo que era un día caluroso y que por lo tanto sería breve y, así lo hizo, no profundizó en tema alguno, apenas unos pocos minutos duró su discurso, fue breve, conciso, y sobre todo mesurado y cortés, demasiado diría yo para las formas a las que nos tiene acostumbrados el mandatario vecino, respetando en todo momento las formas de un buen anfitrión…
¿Y entonces cómo nos fue? porque no se trata de Andrés Manuel, no se trata de cómo le fue al presidente, se trata de México representado en su persona para bien o para mal.
Creo que el presidente saldó bien su visita a la cueva del ogro.
Pero en su largo discurso estuvo a dos minutos de que esa criatura se transformara y gritara “Shut up” (ya cállate).
Fue a darle unas clasecitas de historia y como halago le habló del gran entendimiento afecto y reconocimiento entre el presidente Juárez y el presidente Lincoln el cual era Republicano.
Pero no sé, si nuestro presidente sepa, tal ves si, que los Republicanos en los tiempos de Lincoln eran los progresistas, los liberales, los que lucharon por la igualdad de derechos, los que abolieron la esclavitud, muy distintos a los republicanos de Trump. En aquella época los demócratas eran los conservadores esclavistas.
Tal vez Trump no lo sepa por ser un ignorante con habilidad para amasar fortuna y aceptó el halago.
La visita no fue desastrosa porque a Trump en campaña no le convenía agraviar a su invitado si quiere conseguir algo del voto latino.
Como nación y como individuo, no hay amigos, solo intereses y es justamente en ese sentido que la captura del ex gobernador de Chihuahua César Duarte se revela como un regalo que Trump le tenía guardado a López obrador, tal vez como una manera de retribuirle el hombro que le pone el presidente López Obrador a su campaña; Ya lo tenían perfectamente ubicado y vigilado, en esto no hay coincidencia, ellos lo entregarían cuando lo creyeran conveniente.
Y es precisamente al Presidente López Obrador a quien le resultará más que conveniente para neutralizar los ataques por el viaje y los reclamos por la falta de resultados en muchos de los compromisos que no ha podido cumplir y seguramente los reflectores estarán algunos días ocupados y pendientes del proceso del ex gobernador.

Etiquetas: ,
    A %d blogueros les gusta esto: