• Hoy es: sábado, septiembre 26, 2020

LÓPEZ OBRADOR Y CUITLÁHUAC GARCÍA, ENGAÑARON A LOS OBREROS DE TAMSA

elmanifiesto.com.mx
agosto02/ 2020

Por Cide Hamete Benengeli
La importante lucha que obreros de esta empresa iniciaron hace siete años para democratizar su sindicato quedó sepultada por la cuarta transformación. Andrés Manuel López Obrador Presidente de México y Paolo Rocca dueño de Tamsa filial de consorcio Techint, llegaron a grandes acuerdos atropellando derechos de los obreros que laboran ahí y que pertenecen al Sindicato Nacional Unidad y Progreso (SNUP).
Esta genuina lucha obrera en el puerto de Veracruz fue brutalmente reprimida por Paolo Rocca y sus representantes empresariales. El esfuerzo de quitar del poder sindical al corrupto Pascual Lagunes Ochoa, contó con un amplio respaldo obrero ante tantos abusos del cacique, al grado que gano las elecciones José Carlos Guevara Moreno conocido como “el Profe”, obteniendo el reconocimiento oficial como Secretario General del SNUP. El italiano Paolo Rocca dueño de Tamsa- Techint, nunca reconoció al “Profe” violando las leyes de nuestro país y por el contrario, dejo caer todo su odio hacia este movimiento, realizando despidos masivos, golpeando y persiguiendo judicialmente a decenas de obreros al grado de llegar con su represión a matar a dos trabajadores, herir con arma de fuego a 21 más y hasta encarcelar al José Carlos Guevara, quien duró 2 años y siete meses preso y fue apenas liberado por la misma lucha obrera. Toda esta represión bestial se logró por el dinero de Tamsa que actuó sobre los gobiernos corruptos incluyendo el de Cuitláhuac García, gobernador de Veracruz y militante de MORENA.
En su momento los trabajadores del movimiento se acercaron al candidato Andrés Manuel López Obrador y al candidato a la gubernatura de Veracruz Cuitláhuac García Jiménez, pidiendo ayuda y justicia. Ambos ofrecieron ayudarles en cuanto tomaran el Poder creando enormes esperanzas en los trabajadores. Nunca vieron tal apoyo. Los trabajadores esperanzados no se explicaban porque, si tenían el Derecho de su lado y si AMLO y Cuitláhuac repetían por televisión, radio y en persona, que ayudarían a los obreros y trabajarían para que se respetaran sus derechos. “Que él terminarían con el abuso los ricos neoliberales que junto con los políticos corruptos, habían empobrecido a México”. Todo era un engaño.
A lo largo de los meses y después de que tomaran el poder, uno como Presidente de México y otro como Gobernador de Veracruz, los obreros se fueron dando cuenta que no los ayudarían. Buscaron audiencias con el Gobernador Cuitláhuac en funciones y nuca los recibió, se acercaron a sus actos para hablar con él y no lo veía. Lo mismo les paso con López Obrador porque con esfuerzo acudieron a la Ciudad de México a buscarlo en Palacio Nacional y nunca los recibió, lo buscaron en mítines y no pidieron acercarse, enviaron cartas por distintos medios y recibían solo silencio. Todavía no se explicaban porque. Mientras José Carlos Guevara Moreno sufría la cárcel en la prisión de San Andrés Tuxtla, Veracruz, las viudas sufrían duelo por los obreros asesinados y maltrato en los tribunales donde pedían justicia, los obreros persecución y chicanas en la Junta de Conciliación por sus asuntos laborales y sindicales, Paolo Rocca, Cuitláhuac y AMLO iniciaban una luna de miel a espaldas de los obreros demandantes.
El 5 de septiembre de 2018 Cuitláhuac García Jiménez jefe del Gobierno de uno de los estados donde más se percibe la corrupción según datos del Inegi, visitaba la gran empresa Tamsa del puerto acompañado de Paolo Rocca. Con una amplia sonrisa tomaba posición en la pugna laboral del lado del poderoso patrón. Se ponía a sus órdenes para mantener al “Profe” en la cárcel y liberar de cargos, como sucedió, a Pascual Lagunes y Cándido Canseco Castro líderes charros señalados como asesinos de los obreros.
Unos meses después, el 18 de marzo de 2019 la Secretaria de Energía de México, Rocío Nalhe anunciaba con orgullo en Dos Bocas, Tabasco, que la empresa Techint propiedad de Paolo Rocca también dueño de Tamsa, había sido invitada por el Presidente Obrador a participar en la construcción de la refinería y que el empresario italiano había aceptado el jugoso contrato. (Pemex, página electrónica).
El 6 de junio de 2019 la Secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde Lujan visitaba la planta de Tamsa en Veracruz, para estrechar la relación gobierno-empresa y hacer entrega de becas del programa federal “Sembrando el Futuro” y en apoyo a la poderosísima compañía, le financiaría el entrenamiento de cientos de jóvenes con dinero público por órdenes de AMLO. Todo para mandar un claro mensaje a los trabajadores de la relación gobierno-empresa y ocultar el difícil problema obrero que ella conocía.
Para consolidar definitivamente esta relación entre Techint y el Gobierno Federal, el día 9 de septiembre de 2019, ¡el gran verdugo del neoliberalismo en México!, Andrés Manuel López Obrador, se reunía amistosamente en Palacio Nacional con Paolo Rocca, uno de los neoliberales más poderosos del mundo para cerrar el acuerdo de un contrato millonario en favor de Paolo, en la construcción de la refinería de Dos Bocas. Ni más ni menos. La ayuda que Obrador ofreció en su campaña a los obreros del Tamsa, se las cambio por una puñalada.
El 20 de junio del 2020 arrancó sus trabajos en la refinería el personal y la maquinaria de Techint en Tabasco, la obra calculada en 10 mil millones de dólares se repartirá principalmente 4 empresas para su construcción entre ellas ¡claro! Techint, que participa en el paquete número 4 y que consiste en edificar distintas áreas estructurales y particularmente la Hidrosulfuradora de Nafta según Rocío Nalhe (Pemex,página electrónica). Sus contratos serán de más de mil millones de dólares a lo largo de la obra, una verdadera fortuna se embolsará Rocca.
Al mismo tiempo y también en junio, Paolo Rocca inició la última etapa de su plan perverso para desaparecer el sindicato que inicio con el despido masivo del “Profe” y su grupo. Ahora, atreves del nuevo líder charro Cándido Canseco y los gerentes de Tamsa comenzaron los despidos hasta alcanzar dos mil trabajadores según se sabe, para dejar al sindicato en los huesos y abaratar y controlar la fuerza laboral mediante empresas neoliberales de subcontratación (Outsourcing). En plena pandemia el Gobierno Federal ha puesto a disposición oficinas y empleados estatales de Cuitláhuac García para la liquidación de obreros.
Así vemos en la cuarta transformación al archimillonario Paolo Rocca aplicar medidas neoliberales para liquidar el sindicato de Tamsa, al mismo tiempo que hace gran fortuna neoliberal con dinero del pueblo, en las narices y con la ayuda plena de campeón del anti-neoliberalismo en México: López Obrador, que engaño con su discurso a los obreros.

Etiquetas: ,
    A %d blogueros les gusta esto: