• Hoy es: sábado, septiembre 26, 2020

Declaratorias sobre el mar: Entrevista con Aarón Rueda Torruco

elmanifiesto.com.mx
agosto30/ 2020

Por Adrián Rodríguez Tonche

#ElManifiesto en la #Cultura #LaPandorga

Frente a la cuarentena, Aarón Rueda (1986) nos invita desde una llamada telefónica a conocer su obra poética que en la última década ha sido reconocida y galardonada en diversos certámenes de poesía a nivel nacional. Este poeta nacido en el municipio de Las Choapas al sur de Veracruz en México ha publicado su obra más reciente La deriva es un paso interminable hacia la nada (2019), una tesitura poética que nos lleva a conocer el mar desde una de las miradas más desconocidas.
“Los poetas, afirmaba Martin Heidegger, son aquellos mortales que, cantando con gravedad al dios del vino, sienten el rastro de los dioses huidos […] Ser poeta en tiempos de penuria significa cantando, prestar atención al rastro de los dioses huidos.” Esta sentencia toma sentido bajo la observación del tiempo de penurias que vivimos hoy. Es la poesía y el poeta el que nos lleva, dirá más adelante Heidegger, a la esencia de la poesía.


Aarón Rueda nació en el municipio de Las Choapas frontera con el estado de Tabasco. Es poeta y de profesión ingeniero ambiental. Sin embargo, aquello de las matemáticas nunca ha trastabillado con la poesía en su camino. Se trasladó al estado de Tabasco con su familia con apenas quince años. Durante su época universitaria encuentra la inquietud literaria y se inclina hacia la poesía como el género que le permitiría declarar su mirada del mundo. También, en aquellos años se integra en el taller literario del poeta Níger Madrigal con la intención de conocer el serio trabajo que conlleva la escritura de la poesía.
Respecto a los inicios de sus lecturas y primeros escritos “Es por el trabajo duro, dice Rueda, al reconocer y recordar en la pregunta sus inicios. Le debo mucho a dos poetas esenciales en mi búsqueda de lo poético, Jaime Sabines y Rafael Alberti cuya música de este último carga consigo una gran solemnidad del mar y tengo esa contraparte de la cotidianidad de Sabines con poemas que causan emoción, “Los amorosos”, “Tía Chofi” y otros. Allí comienzan mis lecturas, luego descubro a los “poetas malditos” como Rimbaud, Baudelaire y Valéry. También descubro a los poetas de las Antillas, que con ellos tengo una relación muy fuerte ahora.”
Es a partir de las lecturas de los poetas negros y sobre obras de estos que abordan la negritud que nace La deriva es un paso interminable hacia la nada. Sin embargo, el poeta apunta que este libro es el último de una serie de poemarios que tienen como eje central el tema y la figuras que circundan el mar. Nos menciona un pequeño recorrido de la serie de libros a propósito de esta última entrega. “El primero de esta serie es Cachalote (2016) el cual ganó los Juegos Florales Nacionales de Toluca (2016). Después de aquel libro comencé a escribir Confección de islas (2019) el cual ganó los Juegos Florales Nacionales Universitarios (2017) por parte de la Universidad Autónoma de Campeche.”


Después de llevarnos por el recorrido de su creación poética aterriza en los motivos que le llevaron a crear esta última obra. “Esta obra en primera instancia la titulé Tradicional viaje al mar caribe, pero le faltaba algo, me parecía poco metafórico. Este libro, es diferente a Cachalote ya que este se encuentra en un plano poético estático y respecto a Confección de islas no hay nada de romántico en él.
“La deriva es un paso interminable hacia la nada, menciona el poeta, anuncia el clamor de la desolación que viven muchas personas, esta obra surge de una experiencia cuando hago un viaje a Colombia y al llegar a Medellín, la región de Antioquia a los distritos llamado Apartadó, aquel lugar era una de las zonas negras de Colombia, y a Turbo, allí en esos lugares vive la gente negra. Son lugares que tienen un desarrollo de vida compleja. Hay mucha miseria y cuando el mar enfurece devasta y muere mucha gente en aquellos lugares.”
“Es a partir de aquello que escribí la primera línea del libro,” Me cansé de escribir acerca del mar. Es un libro que comienza con la oración anterior, no obstante, la obra nos mostrará el mar hasta el final, ¿Por qué comenzar tu libro con esta oración? “Este libro comienza así por la cantidad de luz que le ponía al tema del mar, sin embargo es un tema trillado, tu lees a poetas como Alberti, Benedetti, Nicolás Guillén, Lima y Aimé Césaire ellos hablan de una manera romántica del mar.” Sin embargo tu libro comienza con una antítesis del tema que trabaja. “Precisamente, esto es por la tragedia negra que miré en esos distritos de Colombia que se encuentran frente al mar y en todo el libro es este enunciado en la obra una forma de declaratoria sobre el mar.”
“Territorios son comidos por el mar, parecieran sonidos de lamentables cercanías a los pies del faro. La marea irrumpe con voraz golpe.” Es un verso del libro La deriva es un paso interminable hacia la nada ganador del premio de poesía José Carlos Becerra 2018, el autor nos declara la relación poética que tiene con el mar. “Aquí hay una relación de lecturas de la literatura negra como mencioné, leí a Derek Walcott, Aimé Césaire, Nicolás Guillén y de un cúmulo de experiencias con la literatura negra, ya que este libro nos habla del ritmo negro, la tumbadora, la percusión y de la cultura antillana. De ahí viene mi relación con el mar, ya que no puedo delegar la parte negra, la parte musical, el ritmo.” Por otra parte también nos menciona la importancia que estas lecturas sobre la negritud llevaron a formar el libro y representar su poesía. “Las lecturas representan a mi poesía por el ritmo, trato de llevar en cada poema lo coloquial, sin embargo también hay un trabajo en la metáfora para que sea comprensible. La literatura negra te brinda el ritmo y el entendimiento de lo poético.”
La negrura alcanza la ola en pleno del día.
Los discursos, rumbos indecibles,
contagian de locura
a la desnudez de los espejos.


El espacio poético que piensa el poeta lo lleva a escribir sobre entornos y experiencias. Finalmente la llamada telefónica se ve interrumpida por un llamado al poeta en su trabajo. Regresamos a la llamada minutos después solo para preguntarle sobre el compromiso que asume su poesía con el mundo. “Trato de que las personas entiendan que la poesía es un oficio de respeto, especialmente los jóvenes poetas que tienen el pasito aprendido de los temas de moda, creo que la poesía debe ser un oficio donde se espere que la obra prevalezca y no viceversa. No que sea el autor el proclamado ya que cuando eso sucede se deja de ver la belleza de la poesía y el poeta se vuelve un mercenario literario. Se pierde el poeta en la moda y el ego, el poeta trabaja para la poesía, no la poesía trabaja para el poeta.”
En este libro las voces, espacios y el ritmos del mar se colocan como si intersticios poéticos llamaran. Como si el lector navegara a través de nubes, montañas, barcos y se perdiera a la deriva de encantos y tragedias o como Rueda lo dice:
La deriva es un paso interminable hacia la nada, manojo de olas acurrucadas en cualquier cuenco lunar. No es igual cambiar la mirada a otros arrecifes si has dejado alguno con la piel pálida. Eso es lo trágico. Las diversas oscuridades las trae uno. Aunque la negación salga a flote. El amor es lo mismo, sólo que el tiempo se encarga de llenar con nubarrones la idea más fiel de los quebrantos.

Etiquetas:
    A %d blogueros les gusta esto: