• Hoy es: miércoles, septiembre 23, 2020

Coatzacoalcos heredero de la tragedia

elmanifiesto.com.mx
septiembre16/ 2020

Adrián Rodríguez Tonche
Corresponsal Coatzacoalcos

Una de las principales frases de un político veracruzano que hoy está en la cárcel era “Vamos para adelante y viene lo mejor.” La frase no tuvo nunca cabida en aquella administración opaca y sin resultados. Después de aquel mal rato de seis años, un gobierno pasajero, efímero y fantasma gobernó Veracruz por dos años. Sus actos para el estado fueron poco relevantes. Ya desde principios de la década (2010) se veía que los próximos años serían difíciles para Veracruz. Sí, difíciles pero nunca los veracruzanos imaginaron lo que hoy vivimos.

En la región sureste del estado la situación nunca mejoró. Coatzacoalcos tuvo un chispazo de inversión y creyó que estaría siempre en la misma condición. Sin embargo, los años dulces pasaron sin augurar regreso y desde ese momento, así como llegó la luz también llegó la oscuridad. Hay culpables si buscamos rostros en los gobiernos pasados, pero destacan también las malas estrategias de seguridad. Hoy lo sabemos porque algunos están siendo procesados por la justicia y otros más están encarcelados. Sin embargo, aquellos que se hicieron de la economía del país no se les toca ni un cabello. La pregunta es ¿Por qué? En Coatzacoalcos las autoridades declaran que la situación de poca inversión y de fracasos comerciales se debe a la falta de compromiso por parte de las franquicias, así como de empresarios. No obstante es una falacia aquello que mencionan, ya que en los tiempos actuales ningún empresario serio invierte en proyectos donde a mediano plazo tendrá más perdida que ganancia: esto, sería una contradicción del capitalismo.

En Coatzacoalcos lo hemos mencionado el comercio muere y no es el Coronavirus lo que comenzó a enfermarlo. Ya existía una enfermedad más grave que no fue atendida y que hasta el momento sigue sin atenderse. Los síntomas son los cierres de comercios, los exilios de sus ciudadanos, el incremento del numero de homicidios dolosos, el incremento de secuestros y actos delictivos. El gobierno actual desde las más altas esferas mantiene sus ocupaciones en el combate a la corrupción y al COVID-19 para el presidente la guerra contra el narcotráfico ya se acabó, la paz reina de sobra en su México. En Coatzacoalcos la enfermedad que lo mantiene en el letargo ha dado un diagnóstico y su resultado es el cierre de comercios de manera masiva. Solo de enero del 2020 hasta la fecha han cerrado más de diez grandes negocios para una ciudad con más de doscientos mil habitantes, esto representa decenas de empleos perdidos y una condición para no llamar a la inversión o a la realización de proyectos en la zona.

El COVID-19 tendrá pronto una vacuna y la humanidad volverá a trabajar para salir adelante. Para Coatzacoalcos la cura contra la enfermedad que padece depende del trabajo ciudadano, de la participación en la vida política, así como de una verdadera responsabilidad con los semejantes. Cabe destacar que la acción colectiva para una situación como la que atraviesa la ciudad es necesaria. Acción que no busque el interés económico, sino una respuesta para luchar contra un cáncer que poco a poco mata a la ciudad y a sus ciudadanos.

Etiquetas: ,
    A %d blogueros les gusta esto: