Estiman que habitan más de estos felinos en cautiverio en México que en India, su país de origen.

MATAMOROS. Un nuevo decomiso de animales confirmó que los tigres de Bengala y las aves exóticas son de las mascotas preferidas para los hombres y mujeres con dinero y con poder.

El más reciente golpe al tráfico de animales se dio el pasado martes, cuando el Grupo de Operaciones Especiales (Gopes) en Matamoros, Tamaulipas, aseguró dos tigres de Bengala y varias aves exóticas, además de 46 vehículos de lujo y de colección dentro de una propiedad ubicada en la colonia Bertha del Avellano de Cárdenas, en la ciudad fronteriza.

La semana pasada, en un operativo conjunto, efectivos del Ejército, policías ministeriales y del estado de Guerrero aseguraron en una vivienda de la región de Tierra Caliente animales exóticos, entre ellos un tigre de Bengala, así como un lagarto, además de varias armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, cartuchos útiles y cannabis. Los hechos ocurrieron en el municipio de Tlalchapa, en un inmueble con tres viviendas, ubicado junto a una carretera de terracería que comunica a El Huaxquial.

José Luis Carpio-Domínguez, investigador de la maestría en Criminología y Forense de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), indicó que entre 2008 y hasta julio de 2020 fueron asegurados tres mil 471 animales exóticos por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) e indicó que el animal con el mayor número de aseguramientos realizados en fincas, ranchos y domicilios privados en la última década es el tigre de Bengala (panthera tigris).

“Hay referencias que en el Triángulo Dorado: Chihuahua, Sinaloa y Durango viven en cautiverio más tigres de Bengala, que en India. Este fenómeno trasciende a muchos ámbitos y permanece a la sombra de todos los problemas sociales que tenemos actualmente en México”, explicó el investigador Carpio-Domínguez.

Marcos Czacki Halkin, coordinador de Derecho Financiero del Colegio de Abogados, comentó que “es conocido que un narcotraficante quiere mansión, automóvil y tumba de lujo y además le gustan los animales exóticos.

Czacki Halkin señaló que un tigre de Bengala o un león da cierta imagen de protección para su dueño, y apuntó que cuando se habla de lavado de dinero siempre se le vincula con tráfico de armas, defraudación fiscal y no piensan en otros delitos como el tráfico de animales exóticos. Con información de El Sol de México y Carlos Moreno/El Sol de Acapulco