En el hospital de zona número 20 La Margarita, adscrito al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla, médicos declararon muerto a un bebé prematuro. Después de permanecer seis horas en el refrigerador mortuorio, y posteriormente llegar a una funeraria, el pequeño seguía vivo.

Después de pasar seis horas en el congelador mortuorio, según el IMSS, el padre acompañó a su bebé a la funeraria, en donde se dio cuenta que no estaba muerto.

Un video demuestra como el padre alienta al bebé para que no se dé por vencido.

Por su parte, el IMSS informó dijo por medio de una tarjeta informativa, que los médicos aplicaron al bebé de 23 semanas de gestación los protocolos correspondientes, pero al no presentar signos vitales, certificaron el fallecimiento.

Cuando se dieron cuenta que el bebé no estaba muerto, “recibió atención médica de soporte, y fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital General de Zona número 20”.

El pronóstico de vida del bebé es reservado.