El 10 de noviembre su nombre se sumó a la lista de personas desaparecidas, luego de que, tras el paso de 72 horas, sus familiares pudieron presentar la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General del Estado.
Suman ocho días de la desaparición de Susana Cerón Zenteno, una mujer de 33 años de edad que fue sustraída por un policía estatal de nombre Efrén Hernández Romero, quien fue señalado por el Gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta como un hombre con malos antecedentes.
Su publicación tenía como objetivo unirse a las exigencias de miles de personas para localizar a las mujeres que desaparecen diariamente en el país.

Lamentablemente, el 10 de noviembre su nombre se sumó a la lista de personas desaparecidas, luego de que, tras el paso de 72 horas, sus familiares pudieron presentar la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General del Estado, que quedó asentada bajo el número de expediente CDI-950/2020/FED.
Hasta este 15 de noviembre, las autoridades no han reportado ningún indicio sobre la ubicación de Susana o de Efrén, el principal sospechoso quien se encuentra prófugo de la justicia.

Es preciso recordar que la desaparición forzada de Susana sucedió a las 21:00 horas del sábado 7 de noviembre.
De acuerdo con los familiares, Susana, sus tres hijas y su mamá asistieron a una comida a solo una calle de su domicilio ubicado en Xilotzingo, al cual también llegó Efrén con aliento alcohólico solo unos minutos antes de partir a su hogar.
Al salir de la casa de su tío y dirigirse a su domicilio, sostuvo una discusión con el hombre, quien la subió de manera forzada a una camioneta Toyota CRV color plata.

La víctima vestía una blusa color naranja, un pantalón de pijama azul marino con letras, un chaleco azul con flores y tenis blancos.

El pasado 12 de noviembre, Barbosa Huerta reveló que las referencias que existen de Efrén, el policía estatal y principal sospechoso de la desaparición de Susana, no son buenas, por lo que les preocupaba la integridad de la mujer.

Cualquier información, favor de reportarla ante la Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución de Delitos de Desaparición Forzada de Personas o a los teléfonos 244 446 4644.

LA DESAPARICIÓN

la joven fue vista por última vez en Xilotzingo, en la capital poblana. Alrededor de las 21:00 horas del sábado, Susana salió con Efrén, pero nunca regresó.
Según detallaron sus familiares, Susana fue obligada por su novio a subir a su camioneta. Ella había ido a visitar a su tío a Xilotzingo y Efrén llegó alrededor de las 9:00 de la noche. Él se encontraba en estado de ebriedad. Ambos estaban afuera de la casa del tío de Susana cuando él le arrebató su celular. Familiares intentaron comunicarse con ella, pero no obtuvieron respuesta, por lo que decidieron llamar a Efrén, quien no atendió las llamadas telefónicas y después, vía WhatsApp, respondió que no sabía nada de Susana, porque ni siquiera la había visto.

Según información a la que tuvo acceso Periódico Central, Efrén “N”, agente de la Policía Estatal, está identificado como una persona sumamente violenta, y sometía a Susana en una relación tóxica.

Versiones extraoficiales señalan que a Efrén lo buscaron agentes de la Policía Ministerial en la casa de su mamá, donde usualmente se le localizaba, pero ella evitó que los uniformados ingresaran al domicilio exigiendo una orden de cateo.