Ciudad de México.   -La decisión de optar entre inconvenientes a fin de evitar que se inundara Villahermosa y canalizar el caudal del agua a las zonas bajas –que a mí me duele mucho– obedeció a que no ha habido un buen control de las presas, aseveró el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien anunció que se corregirá mediante decreto para modificar su forma de operar. Medimos que se iban a ir al agua estas comunidades (de la zona baja de Tabasco), pero no como en otras ocasiones, ya el volumen del agua era menor.

Con el decreto, en la operación de las presas e hidroeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad, el criterio principal ya no será la generación de energía eléctrica sino la protección civil, como parte de las medidas estructurales para resolver el problema de fondo en Tabasco. En lo inmediato, se reforzará el suministro de alimentos y medicinas a las zonas afectadas; se atenderá a los damnificados en los albergues y una vez que baje el nivel del agua se procederá a la atención de las casas y reparación delos daños a viviendas y pérdidas de enseres.

En su explicación sobre la situación en Tabasco, López Obrador aludió a las críticas a sus giras de sus adversarios: “Yo nací ahí, padecí inundaciones desde niño (…) me dicen: ‘A ver, mójese’, pues no me puedo mojar nada más por la foto. No, estoy haciendo lo que corresponde, que eso ayuda más. Además, les digo a mis paisanos, ¿nada más para tomarme la foto me mojo?, me enfermo y qué se gana con eso, o que no guarde yo la sana distancia, me enferme de Covid, pues tampoco”.

Explicó que en los momentos más complicados los técnicos de la CFE sugirieron un desfogue de la presa Peñitas de 2 mil 500 metros cúbicos de agua por segundo, y yo detuve eso, les dije, esperen, voy para allá. En sólo dos horas se desfogó 2 mil 100 metros cúbicos, no los 2 mil 500 que se tenía proyectado, esto significó que no se agravara la inundación, si soltamos los 2 mil 500 se hubiese ido a pique, como se dice coloquialmente, todo Tabasco, toda Villahermosa y todo.

Al abundar en las motivaciones técnicas sobre la decisión de optar por no inundar Villahermosa, dijo que el río Grijalva tiene dos derivaciones en Tabasco, el Samaria, que corre hacia las tierras bajas, y el Carrizal, que atraviesa Villahermosa. Por ello se construyó en éste una compuerta que por primera vez se utilizó en 12 años, para quitarle agua a Villahermosa, y esto significó más agua por el Samaria hacia la zona baja donde están las comunidades indígenas.

Si no cerrábamos esa compuerta que se llama El Macayo, Villahermosa se hubiese inundado completamente. Estamos hablando de más gente, pero además que por la corrupción vive en las zonas más bajas, también en la ciudad, no sólo en las comunidades, porque se les dio permiso de construir a empresas inmobiliarias en vasos reguladores.

Confirmó que hoy habrá una reunión en Palacio Nacional para definir el plan integral en el sureste con la presencia de los gobernadores de Tabasco y Chiapas, y los titulares de las dependencias involucradas para la atención de la emergencia. En lo inmediato, después de que baje el agua se fumigará y se repararán los daños en viviendas; se instrumentará una estrategia de mejoramiento urbano para recomponer las afectaciones en el suministro de agua potable, drenaje y pavimentos.

Y en lo estructural, el control de las presas, los desazolves, la construcción de muros, drenes, el reforzar más el programa social, ayudar más a la gente de lo que ya estamos haciendo, en adultos mayores, en becas, en apoyo a los productores, se afectaron plantaciones de básicos como el maíz.