Mujeres que practican boxeo, atletismo y béisbol se vieron afectadas en sus disciplinas por la contingencia sanitaria provocada por el Coronavirus

VERACRUZ, Ver.- Litzy “La Bomba” Adilene Vázquez Ochoa es una de las prospectos del boxeo veracruzano con mayor proyección para convertirse en profesional.

Lo que pintaba para ser un año llevo de éxitos, de peleas y el ansiado debut en el pugilismo de paga tuvo que entrar en una pausa a raíz de la pandemia, por lo que cree que ha perdido un año de su vida.

“Ya estaba lista, iba a dar el siguiente paso, que era mi debut profesional y ahí ya es muy distinto los entrenamientos a lo que es en amateur, nos estábamos preparando para saltar a este segundo paso pero por la pandemia tuvimos que dejar todas estas actividades, cerraron los gimnasios y tuvimos que bajar el ritmo del entrenamiento”.

De entrada preparase en casa no es lo mismo, no podía trabajar aspectos técnicos, tenía que realizar entrenamientos encaminados a aspectos físicos y más que nada la idea era mantenerse en forma.

“La verdad sí se me complicó un poco trabajar en casa porque nosotros acostumbrados a otros tipo de entrenamientos de dónde era más fuertes, ya estábamos en una preparación más profesional pero desafortunadamente se nos atravesó la pandemia y tuvieron que suspenderse los entrenamientos y empecé a entrenar en casa pero era un trabajo más de cardio, aeróbico, anaeróbico”.

Durante meses no hubo posibilidad pegarle a los costales, trabajar con las manoplas, hacer las rutinas más fuertes a las que yo estaba acostumbrada y principalmente dejó de hacer las demandantes y exigentes sesiones de sparring.

A pesar de todas estas vicisitudes Litzy no pierde la esperanza de iniciar su carrera profesional en el 2021, se ve arriba del ring en su primer triunfo y feliz de haber conseguido su sueño.

La deportista surgida del Gym Zaragoza en la ciudad de Veracruz está consciente de que el tema del Covid-19 fue algo que vivo a afectar no solo a los deportistas sino a todas las personas, cree que al principio muchos no lo tomaron en serio y no atendieron el llamado y eso nos ha costado la pérdida de familiares, amigos y seres queridos y esto es muy lamentable.

“Desafortunadamente han habido bastantes personas que fallecieron y fue cuando las personas empezamos a tomar conciencia, a mí en lo particular como deportista sí me afectó, pero lo más triste es que la gente muera, creo que al final algunos tenemos que poner pausa a nuestros sueños, pero otros ya no estarán más para conseguir los suyos”, concluyó.