Doha. El Bayern Múnich alcanzó una nueva marca en la élite del futbol, al vencer con gol polémico 1-0 a Tigres y coronarse en el Mundial de Clubes para celebrar su sexto título en la temporada, después de haber conseguido también los trofeos de la Bundesliga, la Copa y Supercopa de Alemania, la Champions y la Supercopa europea.

El gigante bávaro se une así al Barcelona (2009) como los dos únicos equipos en llevar a sus vitrinas en un año los títulos de todos los torneos disputados. Como consuelo, los Tigres se quedaron con el segundo lugar, siendo el primer club mexicano en lograrlo.

Frente a una concurrencia que cumplió el distanciamiento social y portó mascarillas, el juego frío y defensivo del técnico Ricardo Tuca Ferretti le permitió a Tigres resistir hasta a los 59 minutos, cuando Benjamin Pavard anotó el gol del triunfo para el Bayern Múnich.

Muy al estilo alemán, sin mucha euforia, con apenas unos abrazos y apretones de mano, el equipo bávaro festejó el triunfo, mientras los Tigres se mostraban reflexivos en la cancha.

“Sólo queríamos ganar y lo hemos logrado, ha sido un partido muy difícil, en una ocasión logramos llegar, lo demás es historia”, dijo un emocionado Robert Lewandoswki al final del juego.

Las sorpresivas bajas de Tomás Muller, quien dio positivo a Covid-19, y de Jerome Boateng, quien pidió un permiso tras la muerte de su ex pareja, no hicieron mella en el club dirigido por Hans Flick.

Los bávaros se mostraron como una feroz máquina en la cancha del Qatar Foundation, mientras los felinos salieron con el estilo defensivo y apenas en un par de ocasiones lograron acercarse al arco rival.

El primer aviso de los alemanes llegó a los 18 minutos, cuando Joshua Kimmich lanzó un riflazo desde fuera del área y meció las redes, pero el silbante uruguayo Esteban Ostojich recurrió al VAR para anular el tanto por posición adelantada.

Con disparos de Sané y Robert Lewandowski, el Bayern Múnich mantuvo presión, al tiempo que los auriazules no lograban generar peligro. Incluso, un molesto André-Pierre Gignac cometió una falta y fue regañado por el silbante.

Para el complemento fue imposible sostener a la férrea defensa de Tigres y el Bayern movió los cartones. Lewandowski chocó con el arquero Nahuel Guzmán, pero el balón quedó vivo y Pavard aprovechó para sentenciar a quemarropa.

La duda invadió el juego cuando el asistente arbitral señaló un fuera de lugar, pero el VAR analizó la jugada y el silbante Ostojich validó el tanto. Sin embargo, en las retransmisiones se observaba una supuesta mano de Lewandowski.

El ánimo decayó entre los felinos y los alemanes insistieron e incluso estuvieron cerca del segundo tanto en una jugada absurda: el defensa Carlos Salcedo retrasó el balón, pero Guzmán lo detuvo antes de que cruzara la línea de gol.

Ante la derrota, Gignac aceptó que “estamos decepcionados por el resultado, pero representamos bien a México, con garra y corazón, fue un segundo lugar increíble”.

Ferretti destacó el haber llegado a la final y aunque “debemos mejorar en muchos aspectos”, indicó que “el equipo reaccionó en la cancha, no nos vamos contentos, pero sí satisfechos por el esfuerzo”.

Con tres tantos, Gignac se llevó el título de campeón de goleo del torneo, al tiempo que fue reconocido como el segundo mejor jugador, por detrás de Lewandowski.

El arquero Nahuel Guzmán no perdonó la supuesta falla en el gol y en la ceremonia de premiación le reclamó a Lewandowski al señalar la supuesta mano, pero el delantero del Bayern negó la acción.

El tercer lugar fue para el club egipcio Al Ahly tras derrotar 3-2 en una definición por penales al Palmeiras de Brasil. El equipo dirigido por Pitso Mosimane consiguió el mejor resultado de un club de África en el Mundialito desde que Raja Casablanca de Marruecos perdió ante el Bayern en la final de 2013.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, consideró que ampliar el número de participantes en el Mundial de Clubes estimulará la competencia internacional entre planteles.

“Analizamos no tener sólo un club por cada confederación, porque necesitamos estimular el futbol. Ya decidimos que el nuevo Mundial de Clubes tendrá 24, pero todavía debemos encontrar el espacio adecuado, no es fácil en este periodo”, sostuvo.